miércoles, 24 de mayo de 2017

16:16:00
MÉRIDA, Yucatán, 24 de mayo de 2017.- “Lograr la seguridad alimentaria por lo menos en los cultivos de identidad nacional, como el maíz, es uno de los retos más importante para el desarrollo en México, es un área de oportunidad para demostrar que la ciencia mexicana puede con el conocimiento científico, tecnológico y la innovación demostrar su pertinencia”, opinó el doctor Alfonso Larqué-Saavedra, investigador del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), quien recibió el Premio a la Seguridad Alimentaria y Sustentabilidad que otorgan CARGILL y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).

El trabajo científico premiado fue el  “Sistema de producción continua de maíz”, que demostró que pese a las condiciones de la falta de suelo del norte de Yucatán se puede utilizar lo que él científico define como  bono climático y el agua del acuífero de la península de Yucatán, la sabiduría del productor tradicional y las aportaciones de los centros de investigación, para producir elote, grano o rastrojo, en cualquier época del año, que genera mayor productividad para los agricultores, garantiza el abasto de alimento y retiene a los productores en sus lugares de origen.


CARGILL México es una empresa líder que comercializa semillas en el mundo y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) es una famosa institución que trabaja para  reducir el hambre en el mundo y que fue reconocida con el Premio Nobel de la paz 1970 en reconocimiento a los trabajos sobresalientes del Dr. Norman Bourloug, conocido como el padre de la revolución verde. En esta ocasión fueron tres las categorías del concurso, en la que uno de los criterios más importantes fue evaluar el potencial impacto social de cada proyecto en la comunidad en la que se desarrolló.

En entrevista, el doctor Larqué-Saavedra señaló que uno de los retos que debe de tener el investigador es, entre otras cosas, transformar su conocimiento enbienestar social a través de un resultado tangible y demostrar que la ciencia puede ser una palanca para el desarrollo; “el CICY debe continuar siendo una institución  reconocido por la calidad de su investigación” y  en esta ocasión el  jurado y los comités externos  valoraron  la aportación producto de la investigacióncientífica”.

El investigador del CICY mencionó que México tiene problemas en la sustentabilidad alimentaria y específicamente en lo referente a producción de granos, como el maíz. Es en este sentido que la ciencia y la tecnología que hacemos en los centros de investigación deben de apuntalar a la seguridad alimentaria, para reducir la compra de granos al extranjero, y tratar de que en el país se produzca por lo menos maiz suficiente, por ser el alimento que da identidad nacional a nuestros habitantes.

Cabe mencionar que el doctor Alfonso Larqué también ha sido merecedor de otras distinciones como el Premio Nacional de Ciencias y Artes (2000); Premio CENTEOTL de las fundaciones produce del país (2007); es Premio Nacional al mérito enCiencia y Tecnología de alimentos (1998), Premio de la Academia de Ciencias de los países en Desarrollo (TWAS) en Agricultura (2010); es Investigador Nacional Emérito por el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), CONACYT (2014), esDoctor Honoris Causa, por el Colegio de Postgraduados (2014) entre otros. (JCDO / Comunicación Institucional CICY)