viernes, 28 de abril de 2017

08:28:00
WASHINGTON D.C., 28 de abril de 2017.- Echa de menos conducir, se siente como si estuviera encerrado en un capullo, y se sorprende de lo duro que es su nuevo trabajo. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha reflexionado en sus primeros cien días de mandato en una entrevista concedida a Reuters.

«Me encantaba mi vida anterior, me estaban pasando muchas cosas», ha asegurado. «Tengo más trabajo que antes. Pensaba que sería más fácil».

Desde que este rico hombre de negocios de Nueva York asumió el cargo el 20 de enero tras derrotar a Hillary Clinton, su vida ha cambiado por completo. Sin embargo, aunque han pasado cinco meses de su victoria, las elecciones todavía están en su mente. Tanto es así que al presidente chino Xi Jinping, en una reunión, le acabó sacanado una copia de lo que dijo eran los resultados finales del mapa electoral de 2016.

Donald Trump, durante su entrevista con la agencia Reuters. Este sábado cumple 100 días en la Casa Blanca.

«Aquí tiene. Ese es el mapa final de los números», le dijo Trump, con las áreas donde había ganado marcadas en rojo. «Es bastante bueno, ¿verdad? Obviamente, nosotros somos el rojo», le dijo. También para cada uno de los tres periodistas de Reuters tenía copias el presidente.

Trump, que aseguró estar acostumbrado a no tener privacidad en su vida anterior, se sorprende de que ahora tiene incluso menos. Además también ha contado que todavía se está acostumbrando a estar protegido por los servicios de seguridad las 24 horas del día.

«Estás realmente dentro de tu pequeño capullo, porque tienes una protección tan grande que no puedes ir a ninguna parte», dijo. Además, el hecho de que siempre le lleven en la limusina y no pueda conducirla él mismo es otra de las cosas a las que le cuesta adaptarse: «Me gusta conducir y no puedo hacerlo», dijo.

Muchas cosas no han cambiado para él. Por ejemplo, cuando necesita consejo se dirige a sus amigos y ex compañeros de negocios, como hacía antes.

Trump asegura que se ha tenido que enfrentar a muchas noticias desde su campaña electoral, y decidió no acudir a la Cena de Corresponsales de la Casa Blanca en Washington porque sentía que había sido tratado injustamente por los medios de comunicación. «Iré el próximo año, absolutamente», dijo cuando le preguntaron si asistiría en el futuro. (Reuters)