viernes, 21 de abril de 2017

12:41:00
MADRID, 21 de abril de 2017.- La sociedad sudáfricana se felicita estos días de la historia de un bebé milagro, un recién nacido que ha sido rescatado con vida tras pasar tres días enterrado por su porpia madre.

Mientras el pequeño va mostrando signos de mejora en el hospital en el que se recupera, su madre - de 25 años de edad- ya ha comparecido ante las autoridades judiciales en Izingolweni.

Según el portavoz de la policía local, el capitán Gerald Mfeka la madre ha sido puesta en libertad con cargos y la obligación de comparecer de nuevo cuando sea requerida.

Medios locales como el South Coast Herald recogen declaraciones del portavoz del Hospital Regional de Port Shepstone, en el que se halla el bebé: "Ha mejorado y se está recuperando bien".

El bebé yacía bajo tablas cubiertas por arena. (CEN)

El niño aún no tiene nombre, pero cuando su abuela lo visitó ayer decidió comenzar a llamarle 'Umzukulu'. La madre está acusada de abandono de menores.

El caso está siendo investigado ahora por la Unidad de Violencia Familiar, Protección del menor y Delitos Sexuales (FCS) de Port Shepston.

El pequeño fue encontrado en una zanja poco profunda en una granja ubicada en Paddock pasado jueves. La madre, originaria de Izingolweni, abandonó al bebé entre la maleza y lo cubrió de arena tras dar a luz el pasado martes.

Buscar ayuda

Un portavoz de la policía desveló que el personal de la factoría maderera cercana en la que trabaja la madre escuchó el llanto del bebé.

"Buscaron y lo encontraron escondido debajo de algunas maderas y cubierto de arena. Al escuchar las voces de conmoción, la madre confesó que el niño era suyo. Su explicación fue que tenía miedo de sus padres. Este es su segundo hijo, y ella pensó que sus padres no aprobarían que tuviera otro bebé", dijo el capitán Mfeka de la policía.

El bebé fue llevado al Hospital Regional de Port Shepstone donde fue ingresado en la UCI. La madre también fue llevada al hospital y dada de alta el lunes.

Las autoridades de Sudáfrica han aprovechado el caso para recordar a las madres en situación vulnerable, especialmente durante el embarazo, que pueden acercarse a las oficinas de bienestar infantil y explicar su situación en lugar de abandonar a sus hijos recién nacidos. (La Información)