jueves, 20 de abril de 2017

19:42:00
Abigail Bello Gallardo*

“Es gran parte de la salud el conocer la enfermedad”. Anónimo.

XALAPA, Veracruz, 20 de abril de 2017.- Las úlceras orales, también llamadas de úlceras aftosas, estomatitis aftosas, aftas bucales, llagas o simplemente aftas, son lesiones muy comunes en la mucosa de la boca. Pueden surgir en cualquier punto de la cavidad oral: lengua, labios, encía, garganta, úvula, entre otras áreas de la boca.

Son lesiones muy dolorosas, de forma ovalada, blanquecinas –a veces amarillentas o grisáceas–, poco profundas, con bordes rojos y limpias, es decir, no presentan pus, bacterias u otras señales de infección. Pueden ser únicas o múltiples, pequeñas o grandes (Aftas bucales-causas y tratamiento. Doctor Pedro Pinheiro. MD. Saúde. Mayo, 2016).

Las aftas son lesiones benignas que suelen causar mucha incomodidad. Algunas enfermedades más graves dentro de la boca, pueden manifestarse con lesiones ulceradas muy semejantes, lo que puede causar alguna confusión. Un ejemplo, es el cáncer dentro de la boca, que en las fases iniciales puede parecerse a una afta.


El 20 por ciento de la población sufre aftas recurrentes. Pueden presentarse a cualquier edad, pero son más comunes en pre-adolescentes, adolescentes y adultos jóvenes; y tienden a disminuir su incidencia con el paso de los años.

Pese a ser lesiones benignas, debido al dolor que producen muchas veces dificultan actividades simples como hablar, comer y besar.

Por muy grandes y numerosas que sean, no son causantes de mal aliento y no son contagiosas.

La mayoría de las aftas duran aproximadamente una a dos semanas y suelen curarse sin dejar cicatrices. Las aftas que demoran más tiempo en curarse son aquellas que surgen en zonas donde existe un contacto constante con los dientes o con los alimentos, sufriendo traumas repetidos a lo largo del día.

Algunas personas presentan aftas grandes, llamadas de aftas mayores, de más de un centímetro y profundas. Éstas demoran hasta seis semanas para desaparecer y pueden dejar cicatrices.

Causas

Sus causas no están del todo esclarecidas. Parecen ser causadas por desbalances en el sistema inmune o de defensa del cuerpo, por virus o bacterias.

Algunos detonantes conocidos son:

* Traumas o golpes locales, como mordidas accidentales.

* Estrés psicológico o emocional.

* Pocas horas de sueño.

* Helicobacter pylori, la misma bacteria que causa úlcera gástrica.

* Algunas pastas dentales que contienen sodio-lauril-sulfato.

* Reflujo gastroesofágico.

* Comidas como chocolate, café y bebidas ácidas.

* Tabaco.

* Alteraciones hormonales durante el ciclo menstrual.

* Deficiencia de algunas vitaminas y minerales como vitamina B12, vitamina C, zinc, hierro y ácido fólico.

* Medicamentos como antiinflamatorios, Rapamicinas, Metotrexate, aspirina y Atenolol.

Algunas personas que tienen la costumbre de acostarse inmediatamente después de la última comida, pueden presentar aftas recurrentes. Las aftas suelen aparecer uno o dos días después de presentar reflujo gastroesofágico, por lo cual, muchas veces, los pacientes no relacionan un hecho con el otro.

También pueden ser causadas por:

* Una lesión bucal debido a un arreglo dental y una limpieza dental agresiva.

* Alergias a los alimentos.

* Las aftas pueden ser hereditarias (Aftas. Institutos Nacionales de la Salud Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. MedlinePlus).

Síntomas

En la mayoría de los casos, las aftas aparecen en las superficies interiores de las mejillas y los labios, la lengua, la superficie superior de la boca y la base de las encías.

Los síntomas más frecuentes incluyen:

* Una o más manchas muy dolorosas de bordes rojos que se transforman en una úlcera o llaga abierta.

* Un centro de color blanco o amarillo.

* Un tamaño pequeño (casi siempre de un centímetro de diámetro).

* Un color gris justo antes de comenzar a sanar.

* Ganglios linfáticos inflamados en el cuello.

Algunas enfermedades que se presentan con aftas:

En casos de lupus, las aftas suelen ser indoloras y estar acompañadas de lesiones de piel y dolores en las articulaciones, además de fiebre baja y cansancio.

En el caso de la enfermedad de Behcet, también una enfermedad autoinmune, las aftas son múltiples, recurrentes y se hacen acompañar de úlceras también en los órganos genitales. Es común que existan lesiones en los ojos.

En los casos de enfermedad celíaca y enfermedad de Crohn, las aftas vienen en conjunto con síntomas intestinales, como diarrea y sangre en las evacuaciones.

La neutropenia, que es la disminución del número de neutrófilos (un tipo de glóbulo blanco) en la sangre, también es causante de úlceras orales. Normalmente es visto en enfermos en quimioterapia, pero puede ocurrir en cualquier enfermedad o medicamento que cause baja de glóbulos blancos.

Varias infecciones pueden causar úlceras orales semejantes a las aftas:

El virus VIH puede causar úlceras orales en la llamada fase aguda, esto es, algunas semanas después de la contaminación, o en fases avanzadas, cuando ya existen criterios para el Sida.

Infección por Coxsackievirus (herpangina), muy común en los niños, puede sobrevenir con dolores de garganta, fiebre, pequeñas úlceras orales y lesiones en las palmas de las manos y plantas de los pies.

La sífilis, tanto en la fase primaria como la secundaria, puede sobrevenir con úlceras orales. Normalmente son múltiples y, en la fase secundaria, demoran en cicatrizar.

El herpes labial se presenta como vesículas que pueden transformarse en pequeñas úlceras después de romperse. El aspecto no es muy parecido con la afta, pero puede ser confundido por personas sin conocimientos médicos. Son dos enfermedades diferentes, con etiologías y tratamientos distintos.

Algunos cánceres en la boca pueden presentarse como ulceraciones, siendo inicialmente confundidos con aftas comunes. Por eso, toda afta que demora en cicatrizar debe ser evaluada por un médico, principalmente si el paciente es fumador.

El cirujano dentista es el profesional adecuado para diagnosticar y tratar las aftas en la boca, quien en su caso, enviará al paciente con otro profesional de la medicina para que le trate.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, las aftas desaparecen sin tratamiento. Su médico puede indicarle medicamentos de venta libre que alivian el dolor en la zona.

Intente no comer alimentos picantes ni condimentados, puesto que pueden causar dolor.

Cuando sea necesario, su médico puede indicarle: Acetonido de triancinolona (OMCILON- A ®) o el Amlexanox que ha presentado mejores resultados en los trabajos científicos.

Si tiene aftas enjuáguese la boca con agua con sal o con enjuagues bucales suaves. No utilice enjuagues bucales que contengan alcohol, lo cual puede irritar la zona aún más.

El propóleo es un producto natural de gran interés para la medicina y la estomatología. Se ha demostrado que es una sustancia perfectamente compatible y hasta complementaria en el tratamiento de las aftas (Eficacia de la aplicación del propóleos al 8% en alveolitis dentaria. Universidad de Ciencias médicas de Granma. Esp. EGI. María del Carmen Souto Román; Esp. EGI. Concepción María Rosales Reyes; Esp.II-grado EGI. Rosabel Sánchez Rodríguez. Policlínico Jimmy Hirzel. Bayamo. Granma, Cuba).

Si las aftas no se quitan en dos semanas, si se presentan más de dos o tres veces por año o están acompañadas de síntomas como fiebre, diarrea, dolor de cabeza, ronchas o puntos enrojecidos en la piel, acuda con urgencia a revisión médica.

Como siempre, insisto en la imperiosa necesidad de que las instituciones de salud federales, estatales y municipales, informen a la población de manera sencilla, breve y frecuente acerca de las enfermedades, y cómo prevenirlas o controlarlas, a través de todos los medios de comunicación masivos; además de promover políticas públicas para lograr la eficiente prevención de las enfermedades.

* draabg170568@gmail.com    Facebook: Abigail Bello Gallardo