domingo, 16 de abril de 2017

15:11:00
GUATEMALA, 16 de abril de 2017.- El ex gobernador Javier Duarte, detenido por uno de los mayores escándalos de corrupción en México, aguardaba el domingo su extradición en una pequeña cárcel militar en Guatemala, donde están recluidos varios políticos y jefes del narco.

Duarte fue detenido en la noche del sábado en un hotel de Panajachel, un pueblo turístico a orillas del lago Atitlán, tras más de cinco meses de búsqueda. El ex funcionario viajaba con su esposa, Karime Macías, que no quedó detenida.

Su abogado, Rodrigo Sandoval, dijo en las afueras de la prisión que Duarte probablemente aceptará ser extraditado, por lo que podría ser un proceso rápido.

El abogado Rodrigo Sandoval espera le permitan el ingreso a la cárcel de Matamoros para visitar a su cliente el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte. (Moisés Castillo / AP)

"Tuve la oportunidad de platicar con el señor Duarte y dice que está esperando su extradición y a sus abogados de México. Entiendo que sí va a aceptar su extradición", señaló a periodistas.

No obstante, en el proceso de extradición participan ambas cancillerías, así como distintos órganos judiciales de Guatemala que tienen que cumplir distintos trámites.

Duarte fue llevado en la madrugada a la cárcel de Matamoros, que está dentro de un cuartel militar en la capital y no está sobrepoblada como otras prisiones de Guatemala. Con el ex gobernador suma 27 reos, dijo a Reuters un vocero.

Conocida como "la cárcel de los políticos", fue la primera prisión a donde fue llevado el ex presidente Otto Pérez Molina tras su renuncia y detención en 2015 en medio de un escándalo de corrupción en las aduanas.

En junio del 2016 las autoridades dieron a conocer cómo es la prisión instalada en el Cuartel Militar Matamoros. (Foto: Hemeroteca Prensa Libre)

Allí se encuentra Marvin "El Taquero" Montiel, un sanguinario narcotraficante condenado a 800 años de prisión por el asesinato de decenas de personas.

También están recluidos allí dos diputados que perdieron inmunidad y tres ex diputados detenidos por el caso conocido como de "plazas fantasma", donde supuestamente contrataron a personal inexistente para quedarse con el dinero de las nóminas.

En el lugar también guardan prisión Eduardo Francisco Villatoro Cano, alias Guayo Cano. Presunto narcotraficante y autor intelectual de la masacre de ocho policías ocurrida en junio del 2013, en un ataque perpetrado contra la subestación de la Policía Nacional Civil (PNC) en Salcajá, Quetzaltenango, según información del Sistema Penitenciario emitida en el 2016.

Se indicó que también está en el lugar José Alejandro Jiménez González, alias el Palidejo, condenado por el asesinato de Facundo Cabral, y el ataque contra el nicaragüense y narcotraficante, Henry Fariñas. (Reuters / La Jornada / Prensa Libre)