jueves, 13 de abril de 2017

22:21:00
NUEVA YORK, 13 de abril de 2017.- Choate Rosemary Hall, un colegio de élite de Wallingford, Connecticut, reconoció décadas de abuso sexual cometidas por ex profesores contra los estudiantes confiados a su cuidado, en un informe el jueves.

El informe, escrito para el consejo de administración por un investigador del bufete de abogados Covington & Burling LLP, documentó las acciones de al menos 12 ex miembros del cuerpo docente, a partir de los años 60 y hasta 2010. Las demandas de abuso incluyen casos de "besos íntimos", "relaciones sexuales" y "relaciones sexuales forzadas o coaccionadas".

El informe dice que ningún miembro del cuerpo docente actual está implicado en abuso y que no hay informes relacionados con los estudiantes actuales. En algunos casos, los administradores habían escrito cartas de recomendación para los maestros que renunciaron después de ser confrontados con pruebas de mala conducta.

"Nuestras entrevistas y registros escolares mostraron que a veces la escuela actuaba rápida y decididamente", dijo el informe. "En otros casos, fue más lenta para responder y permitió que el miembro del profesorado permaneciera en la escuela, a veces con restricciones en su actividad, durante un período de tiempo considerable".

El internado Choate Rosemary Hall. (Jessica Hill para The new York Times)

Choate es un internado en Connecticut cuyos alumnos de sangre azul incluyen al presidente John F. Kennedy y su hermano Joseph P. Kennedy Jr. Se une a una serie de prestigiosas escuelas privadas que han enfrentado acusaciones de abuso sexual por parte de miembros de sus facultades. St. George's School, en Rhode Island, anunció en 2015 que estaba investigando "múltiples informes creíbles" de abuso sexual contra sus estudiantes en los años setenta y ochenta. Horace Mann y Poly Prep, escuelas privadas en la ciudad de Nueva York, también han sido confrontadas con reclamos de abuso.

Paul Mones, un abogado que representa a víctimas de abuso sexual, dijo que las escuelas privadas pueden ser particularmente propensas a tales ataques.

"Son sistemas cerrados, especialmente las escuelas privadas residenciales donde los niños están separados de sus padres", dijo Mones. "No es como una escuela pública con gente entrando y saliendo todo el tiempo. Hay muchas más oportunidades para que los maestros hagan esto".

El informe sobre Choate dijo que la escuela impidió difundir las acusaciones de mala conducta sexual por años. "Los asuntos de mala conducta sexual fueron manejados internamente y en silencio", dijo. "Incluso cuando un maestro fue despedido o renunció a la mitad del año escolar por haber cometido una mala conducta sexual con un estudiante, el resto de la facultad se enteró poco y en ocasiones nada sobre la partida del maestro y, cuando se le dijo, se le advertía no decir nada sobre la situación si se le preguntaba".

Cheyenne Montgomery, quien se graduó en Choate en 1992, fue víctima de abusada por dos maestros nombrados en el informe. En una entrevista telefónica, la Sra. Montgomery se describió como una estudiante inusual de Choate porque tenía muy poco dinero.

Un profesor de matemáticas animó a los estudiantes a acudir a él para obtener ayuda adicional, y durante su segundo año, sugirió que lo visitara para estudiar, relató.

"Las conversaciones con él comenzaron a ser más personales", dijo. "Empezó a compartir información sobre sí mismo y sobre mí, sobre todo acerca de mi padre, y a través de eso, se convirtió en lo que percibí como una situación novio-novia. Y se hizo física".

Renunció al final del año escolar.

Durante su último año, fue abusada de nuevo, esta vez por un profesor de francés. Poco después de la graduación de la Sra. Montgomery, Choate se enteró de la relación. El informe dijo que esto motivó la salida del maestro de la escuela al final de ese año académico. A continuación, regresó a la escuela de Kent, donde había enseñado antes de unirse a la facultad de Choate, y de la cual se retiró en 2013."

Montgomery relató su experiencia al Boston Globe en 2016.

En una carta a los miembros de la comunidad escolar, Michael J. Carr, presidente del consejo de administración, y Alex D. Curtis, el director, dijeron: "En nombre de Choate Rosemary Hall, nos disculpamos profundamente. Honramos y agradecemos a los supervivientes de mala conducta sexual que se presentaron. Extendemos nuestras más profundas disculpas, más específicamente a todos los supervivientes de mala conducta sexual y sus seres queridos."

La Sra. Montgomery describió el informe como un paso importante, pero dijo que había mucho más trabajo por hacer.

"Estas cosas estaban realmente incrustadas en la cultura, y no sólo en Choate", dijo. "Se han hecho muchos progresos, pero no podemos sentir que todo queda en el pasado. Estamos hablando del pasado porque tenemos que tratar con esto en el presente". (Elizabeth A. Harris / The New York Times)