viernes, 21 de abril de 2017

10:09:00
LITTLE ROCK, ARKANSAS, 21 de abril de 2017.- Arkansas ejecutó anoche un preso por primera vez en 12 años como parte de su plan para dar muerte a varios reclusos antes de que la droga usada para la ejecución expire el 30 de abril, informaron fuentes locales.

El estado de Arkansas generó una gran polémica en Estados Unidos por la intención de aplicar la pena capital a ocho condenados a muerte en un lapso de pocos días, antes del vencimiento de sus reservas de una de las tres drogas usadas en las sustancias de la inyección letal: el Midazolam. Esta droga es muy polémica porque ha causado dolorosas muertes por asfixia en casos de otros condenados.

Ledell Lee, el preso ejecutado anoche en Arkansas. (AP)

La ejecución de Ledell Lee fue la primera en el estado desde 2005. Fue declarado muerto a las 23:56 de anoche, cuatro minutos antes de que su sentencia de muerte expirara.

Los medios de comunicación testigos de la ejecución informaron que Lee perdió la conciencia rápidamente.

Lee, de 51 años, fue condenado a muerte por el asesinato de su vecina Debra Reese en 1993, a quien el hombre golpeó 36 veces con una herramienta.

El acusado fue detenido una hora más tarde, luego de gastar parte de los 300 dólares que había robado a la víctima.

La Corte Suprema estadounidense denegó el jueves cinco solicitudes de emergencia de suspensión de su ejecución. Antes, la Corte de Arkansas había aprobado el uso de bromuro de vecuronio, una de las tres drogas que conforman el cóctel letal, informó la publicación.

Los planes de Arkansas de ejecutar a ocho hombres en 11 días provocó una oleada de horror en la opinión pública que se opone a la pena de muerte y numerosas manifestaciones en la capital Little Rock, en la que participaron el actor Johnny Depp e incluso un juez vinculado a uno de los casos.

Los abogados consiguieron la suspensión de cuatro ejecuciones.

Jason McGegee, cuya muerte estaba prevista para el 27, consiguió el 6 de abril un aplazamiento de un mes debido a un recurso de clemencia. Luego, el viernes pasado, la Corte Suprema de Arkansas postergó -sin dar razones- la ejecución de Bruce Ward prevista para el lunes.

El lunes de noche, después de que Don Davis degustara su llamada "última cena" y a pocos minutos de su ejecución, una decisión de último minuto de la Corte Suprema de Estados Unidos le salvó la vida.

Stacey Johnson fue el cuarto preso que consiguió el miércoles un respiro en su ejecución.

Pero la fiscalía de Arkansas promete pelear para llevar a la cámara de la muerte a los otros condenados.

En medio de peleas legales que los abogados entablan por cada uno de los condenados, está en curso también una polémica sobre los medicamentos utilizados en la inyección letal.

Mckesson-Medical-Surgical Inc., distribuidor de Pfizer, había pedido a la justicia que prohibiera el uso de su brumuro de vecuronio para ejecutar presos. El viernes pasado un juez falló a su favor, lo que en los hechos suspendió temporalmente todas las ejecuciones.

Pero una corte de apelaciones levantó después este bloqueo y dio luz verde al estado para que ejecute a sus presos con las drogas previstas, lo que selló la suerte de Ledell Lee, el primero de la lista en ser ejecutado. (Clarín)