viernes, 28 de abril de 2017

12:36:00
MÉRIDA, Yucatán, 28 de abril.- Probablemente aspiren a un cargo de elección popular, a ser postulados por su partido, pero sólo enfrentan el ridículo, ya sea porque su momento ya pasó o porque nunca va a llegar. Mejor vean a quién se pegan y échenle muchas porras, pues como van las cosas los siguientes panistas no estarán a la cabeza de ningún proyecto (se les lista en orden alfabético):

Santiago Alamilla Bazán. Al salir del Rastro -con un gran signo de interrogación sobre su gestión- quedó liquidado políticamente, de manera muy similar a como Salvador Vitelli, quien fuera la cabeza de su grupo, quedara fuera de la jugada cuando renunció a Desarrollo Social en mayo de 2014. Ahora Alamilla tira a diestra y siniestra sin un objetivo claro más que, al parecer, vengarse del mundo. Nuestra recomendación en este caso no sólo es abandonar las aspiraciones a un cargo -en especial la fantasía del Distrito III-, sino la política por completo. No todos tienen la mentalidad para soportar lo que implica ser figura pública.

Juan Barea Canul. Ex coordinador de los regidores del PAN, ahora es un simple subdirector, pues no se puso vivo en su momento. Retendrá algunos cariños en el PAN, en especial en la comisaría de Caucel donde su familia tuvo peso, pero fuera es un ilustre desconocido.

Yahayra Centeno Ceballos "La Yaya". En 2015, varias candidaturas en distritos locales se dieron a mujeres simplemente para cumplir con el requisito de la cuota de género, sin embargo se eligió en la mayoría de los casos a candidatas grises y sin posibilidades de ganar. Tal fue el caso de Centeno, quien perdió al no tener ni carisma ni presencia. Por su pésima campaña entregó en bandeja de plata el distrito II al PRI y hay quienes la culpan por la derrota de Víctor Hugo Lozano Poveda en el IV Federal, así que su fracaso fue doble. Aún tras su derrota, tuvo el descaro de intentar ser diputada por cuota de género, pero fracasó y ahora tiene que conformarse con un cargo de segundona en el Instituto Municipal de la Mujer. Previo a su fallida campaña fue regidora, cargo al que únicamente llegó por ser parte de la familia Ceballos. Recientemente, fue expuesta como supuesta "filtradora" de información a Ángel Cano. Ni modos, Yaya, es lo que pasa cuando juegas con alacranes, te pican. En la foto con su compañero de bancada, Felipe Duarte.

Manuel Díaz Suárez "Doc Diablito". Político gris y sin carisma, le pesa el haber trabajado en el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco por lo cual es difícil de olvidar su "pasado priista". A pesar de que haga ferias de salud, lo cual no cae dentro de sus funciones como diputado local, está siendo rebasado por el Dr. Tony Peraza, quien con la redistritación quedó en posición privilegiada pues unos ochenta votos para la interna pasaron del primer al quinto distrito, con lo cual la reelección de Díaz en dicha demarcación -ni él se cree el cuento de que va a ser alcalde- es todavía más improbable.

Felipe Duarte Ramírez "Felipillo". Su punto más alto fue ser candidato a diputado local y, un par de años después, regidor. Hasta ahí llegó y llegará, y lo sabe. Acabó peleado con los principales liderazgos de su partido y es detestado por las personas que pesan en los principales espacios del PAN. Conserva el afecto del grupo denominado "los loquillos", a quienes usa pues son fácilmente manejables e influenciables. Sujeto fiel únicamente a sí mismo que se las da de gran estratega político, tiene patentado un maquiavelismo muy burdo y pendejo. Es tan torpe que con todas sus "grandes jugadas" ha logrado quedarse fuera de todo y alejar a sus aliados.

Kirbey Herrera Chab. Como regidor Kirbey fue soberbio aunque, hay que reconocerlo, un efectivo opositor que sabía dar la nota. Sin embargo tras ganar su diputación y perderla por regresar al Cabildo para cobrar echó su carrera política atrás al menos seis años. Recientemente lo enviaron a la Central de Abasto, ahí con las verduras, exiliado a un área con nula visibilidad. No lo damos por muerto 100%, pero su mejor momento ya pasó.

Enrique Manero Moreno "Mañero". "El Inge" está muy ardido porque no le tocó nada esta vez, al menos en forma de cargo. De delegado de la Semarnat, hueso al que renunció antes de concluir el sexenio calderonista tras graves acusaciones en su contra, se redujo a ser parte de la comparsa de José Luis Sierra, esposo de la ex gobernadora Dulce Sauri, en Poder Ciudadano. Vive aferrado a "sus" logros durante el gobierno de Patricio Patrón Laviada, donde fue director de Obras Públicas, los cuales fueron concretados con recursos federales y por lo tanto hace mal en "saludar con sombrero ajeno"

José Luis Martínez Semerena "Primo". Aunque al principio sonaba para el V Distrito, pues viene de una familia y comunidad con dinero -digan lo que digan, el dinero pesa y los apellidos más- y tiene buena presencia, ahora hay quien le considera algo flojo y "farol". No tiene logros concretos en Cabildo, pues a la fecha no se aprobado el Reglamento de Cultura que tanto se presumió en meses pasados y no se le ha visto defender, más que a pregunta expresa, el tema de los parques. Lo único que hace es mostrarse en ruedas de prensa de la Dirección de Cultura y Capital Americana para salir en la foto. Sin embargo se le conoce por su capacidad para criticar y analizar, incluso en desacuerdo con sus compañeros de bancada, así como por su buena relación con los ediles de oposición. Tiene que ponerse vivo, pero tampoco lo den por muerto al cien.

Leo Parra. Regidor gris y sin propuestas, entre los que menos intervenciones tienen, sólo está ahí como cuota -premio por ser un simple operador en campañas- y está viendo a quién se subordina -pues líder no es- para quedar de nueva cuenta, aunque a nadie le cabe la menor duda, la regiduría es su tope y más de lo que merecía. Más alto no llega. Ni su propio asistente lo soportó por mucho tiempo, nos comentan. Se le conoce más por su arcoíris de guayaberas baratas que por alguna intervención de valor que haya tenido en Cabildo.

Jonatan Paz "Charli" y Ramón May Euán. Los ponemos como una sola entrada pues ni juntos hacen uno. Se hablaba de una alianza entre el supuesto troll de Internet, vendedor de hot dogs y relojes fayuca y el jefe de departamento condenado al anonimato para competir por el Distrito II, pero ahora se les da por muertos en igual medida. (José Repetto)