viernes, 3 de febrero de 2017

00:10:00
RUMANÍA, 3 de febrero.- El gobierno de Rumanía sorprendió a los observadores nacionales e internacionales el martes cuando adoptó una medida de emergencia para descriminalizar la mala conducta oficial por daños menores a los 48 mil dólares.

Foto: Agencias

Miles de personas protestaron contra la decisión, calificándola como un golpe a los recientes avances en la lucha contra la corrupción crónica, en una nación donde las acusaciones de sobornos, intercambio de favores y abusos burocráticos son parte de la vida cotidiana.

La medida detendrá las investigaciones en curso y evitará que se lancen otras nuevas. Otro decreto podría resultar en la liberación de los funcionarios condenados a prisión.

Oficialmente, se supone que la medida previene por objetivo evitar la sobrepoblación en las prisiones.

Según cifras publicadas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el empeoramiento de las condiciones carcelarias en el país ha sido una preocupación importante en tiempos recientes.

Los críticos de la medida alegan que el gobierno ahora está utilizando la superpoblación para justificar el indulto para sus propios aliados políticos.

La directiva de emergencia fue adoptada el mismo día en que el líder del Partido Socialdemócrata, Liviu Dragnea, fue enjuiciado por abuso de poder.

Dragnea ya había sido condenado por fraude electoral en 2015 en un caso separado, lo que le impidió convertirse en primer ministro. Ahora, se cree que él es la fuerza impulsora detrás de la medida. (José Repetto con información de The Washington Post)