miércoles, 8 de febrero de 2017

09:38:00
MÉRIDA, Yucatán, 8 de febrero de 2017.- Ateneo del Mayab, A.C., Gran Logia Felipe Carrillo Puerto, Logia Simbólica BERESHIT, Fraternidad y Justicia, A.C. Confederación de Profesionistas de la Península, Academia Liberal de Yucatán, A.C.

A cien años de la promulgación la Constitución Política Mexicana, que tuviera como sustento fundamental la ratificación de su antecesora de 1857, nosotros, yucatecos liberales en cumplimiento del sagrado principio de servir con amor a la patria y representados por los firmantes, depositarios de las asociaciones que se citan,

DECLARAMOS

bajo los principios y valores que emanan de las normas que nos dan origen legal,


1. Que de acuerdo a la construcción republicana iniciada en 1824, en donde participaron liberales interpretando el interés nacional por conservar y defender su soberanía, así como consolidar la plena identidad y sentimiento de pertenencia, elevamos el más grande reconocimiento, al digno papel histórico de los legisladores que visionaron el futuro de un país libre, consolidando su independencia.

2. Que la reforma liberal iniciada con la emisión de leyes en la constitución de 1857, expresó la definición y fundación de un estado laico, mismo que antepuso como norma y principio de valor su independencia, respecto al viejo esquema colonial religioso, en aquel entonces, todavía inserto en las decisiones del poder civil, reconocimiento que a plenitud hacemos al Lic. Benito Juárez y a los grandes pensadores y hombres de la reforma.

3. Que el movimiento armado iniciado en 1910, no sólo se propuso con la derrota de la dictadura porfirista resolver el problema político del país, sino que en atención a las exigencias surgidas del pueblo mexicano, marchó y fue indicativo de la necesidad de transformación a través de un nuevo constituyente, para la promulgación de una nueva constitución, el 5 de febrero de 1917, en atención entre otras cosas a un 95 % de analfabetismo, un latifundismo que no permitía que la tenencia y usufructo de la tierra fuera devuelta a sus dueños originales, la desatención del esfuerzo humano representado en su fuerza laboral y la falta de legislación a favor de los trabajadores y la inseguridad alarmante que afectaba a toda la población.

En resumen y siendo origen y causa de interés público nacional la conducta legislativa de estos tres momentos históricos, y de sus protagonistas que actuaron en obediencia a la soberanía máxima, representada por el pueblo de México, los liberales yucatecos nos sumamos al beneplácito de una conmemoración digna y complaciente por el servicio que con sus ideas y acciones aquellos patriotas legisladores mexicanos, condujeron por la senda acertada a la nación de acuerdo a los nuevos reclamos y necesidades generacionales.

Por lo anterior, y porque después de haber transcurrido cien años, perviven justos reclamos todavía pendientes de resolver, en una sociedad cambiante y expuesta a una dinámica social cada día más alejada de los beneficios a que se tiene derecho, teniendo millones de compatriotas ubicados en la extrema pobreza, poseyendo tierras propicias para producir alimentos abandonadas y sin programas y apoyos que conduzcan a la autosuficiencia alimentaria, con graves problemas de inseguridad que crean desconfianza en las acciones de autoridades, por los abusos e impunidad de quienes saquean el erario público, de la creación de una alta burocracia que absorbe en su beneficio el presupuesto nacional,

PROPONEMOS A LA NACIÓN

analice el actual contexto social del país y proceda a la instalación de un nuevo constituyente que atendiendo las circunstancias y demandas profundice en la creación de leyes, que vayan de acuerdo a nuestro entorno y realidad nacional, todas, justamente, dirigidas a resolver los grandes problemas que aquejan a nuestra nación.