viernes, 10 de febrero de 2017

14:25:00
MÉRIDA, Yucatán, 10 de febrero de 2017.- La cancha de usos múltiples del parque de Cinco Colonias se convirtió en un punto de reunión vecinal, donde personas de todas las edades convivieron en el marco de las actividades artísticas, culturales y deportivas que impulsa la estrategia Escudo Yucatán.

Desde las cinco de la tarde, los presentes, principalmente madres de familia, niñas, niños y jóvenes, disfrutaron diversas propuestas a cargo del Centro Estatal de Prevención Social del Delito y Participación Ciudadana (Cepredey), como Cuentos del baúl del abuelo, cuyos protagonistas interactúan con el público para transmitir moralejas que les motiven a ser buenos ciudadanos.


En el campo de béisbol se jugó un torneo de fútbol rápido, mientras que en los tres jardines y las bancas del parque se ofreció un taller para elaborar maceteros; también, se dibujaron mandalas, hubo una mesa de pinta caritas, juego de canicas y un brincolín.

Asimismo, se llevó a cabo una demostración de las clases de jazz que imparte el Cepredey en el mismo espacio, como parte del programa de recuperación de espacios públicos, así como una muestra de las lecciones de jarana, con clásicas melodías como “Las mujeres que se pintan”, “Aires del Mayab” y “Piel canela”.

Al llegar la noche, la caravana cultural encabezada por la banda Muuk’ Balam recorrió ocho calles cercanas y, posteriormente, entró a la cancha de usos múltiples para presentar un divertido repertorio musical. Esta agrupación la integran estudiantes de secundaria del sur, oriente y poniente de Mérida.

Previo a la presentación de los cómicos Dzereco y Nohoch, el director del Cepredey, Gabriel Barragán Casares, comentó que en los esfuerzos de Escudo Yucatán, enfocados en tareas de prevención de la violencia y delincuencia, es importante la participación de los ciudadanos para recuperar espacios públicos y fortalecer el núcleo familiar.

En este parque, uno de los más de 40 donde tiene presencia dicha estrategia, el funcionario estatal invitó a los vecinos a acudir a los talleres, además de motivarlos a confiar y cuidar entre ellos las zonas donde viven, sobre todo sus hogares.