domingo, 12 de febrero de 2017

11:31:00
EL CAIRO, Egipto, 12 de febrero de 2017.- Iman Ahmed Abdelati, la egipcia de 500 kilos que lleva años postrada en una cama, está más cerca de su curación. La mujer más obesa del planeta, de 36 años, ha aterrizado este sábado en Bombay donde será sometida a una operación de cirugía tras un azaroso viaje en un avión fletado por la compañía estatal Egyptair.

"Está todo preparado. Solo estamos esperando la confirmación del vuelo. Ha sido un proceso muy costoso y complicado", reconocía hace unos días Shaima, la hermana de Iman, en conversación telefónica con EL MUNDO desde la ciudad mediterránea de Alejandría. Desde hace meses, Shaima había batallado por un solución que se materializó el viernes. A las 18.30 horas de la tarde el avión de Iman despegó del aeropuerto de Borg el Arab, próximo a su Alejandría natal.

Su periplo no ha estado exento de obstáculos. Instalada en una plataforma y sobre el mismo colchón en el que lleva décadas confinada, Iman dejó su habitación desde uno de los ventanales del apartamento que comparte con su madre y hermana en un barrio de la ciudad mediterránea. Una grúa obró el milagro. Una vez en tierra, la paciente fue trasladada en un camión a la terminal de cargo del aeropuerto e instalada a bordo de un Airbus 300-600 de Egyptair con su interior huérfano de asientos para albergar el cuerpo de la joven.

La egipcia, que lleva 25 años postrada en una cama, ha aterrizado en Bombay a bordo de un avión de carga fletado por la aerolínea estatal Egyptair.

"No podía ser transportada en los vuelos regulares de la empresa porque debido a su tamaño no podía acceder por la puerta del avión", ha explicado el presidente de la aerolínea pública egipcia Egyptair, Safuat Muslem, en un comunicado remitido a este diario. La nota subraya que se trata de la primera vez que se realiza un desplazamiento de estas características en la historia del transporte aéreo. "El avión está equipado con todos los servicios y la asistencia médica necesarias para las horas de viaje", ha agregado.

"No se han escatimado esfuerzos para un caso que requiere atención especial", ha recalcado el máximo responsable de la aerolínea. Las fotografías difundidas por la firma muestran la extrema complejidad técnica de un proceso en el que han estado involucrados varios departamentos de la empresa. "Solo el vuelo cuesta dos millones y medio de libras egipcias [unos 130.000 euros]", reconoció a este diario Shaima, que acompaña a su hermana en este prometedor itinerario.

Tras cinco horas de un trayecto sin sobresaltos, Iman ha sido recibida este sábado en la pista de aterrizaje por el embajador egipcio en India y representantes de Egyptair y escoltada por una ambulancia y la policía. Poco después, ha ingresado en el hospital Saifee de Bombay en una sala construida a contrarreloj para unos cuidados que correrán a cargo de Muffazal Lakdawala, un cirujano hindú que tras la atención mediática que recibió el caso se ofreció a tratarla gratuitamente en su clínica de Bombay.

El facultativo achaca su peso a un linfedema, un edema originado por la obstrucción en los canales linfáticos del organismo. Iman perdió totalmente la movilidad hace dos años. "Sufrió un derrame cerebral. Ni siquiera eramos capaces de trasladarla a un hospital. Pesaba más de 300 kilos y no había clínica que quisiera aceptarla. Decían que no tenían medios para tratarla", relató Shaima a este diario durante una visita a su hogar el pasado noviembre.

Desde aquel tropiezo apenas habla y, hasta ahora, vivía postrada en un colchón. Tras un largo litigio al que se sumaron a última hora algunos médicos egipcios -partidarios de efectuar la operación en la tierra de los faraones- y en el que tomó parte el ministerio de Exteriores indio agilizando los trámites de visado, Iman inicia un proceso incierto.

Lakdawala envió una delegación hace dos semanas para examinar a la paciente en su casa y preparar el periplo. "Un equipo de médico ha estado en Egipto para optimizar las condiciones de su viaje. El hecho de que no se hubiera movido durante los últimos 25 años nos preocupaba. Había un riesgo muy alto de que pudiera sufrir embolia pulmonar por lo que se le suministraron anticoagulantes para intentar minimizar las posibilidad de un incidente así", explicó el doctor.

Durante los próximos dos días Iman será sometida a un examen médico completo. El galeno que se ocupará de su salvación no oculta los desafíos de un programa médico que podría prolongarse durante seis meses. "Tendrá que permanecer entre dos y tres meses en Bombay para la cirugía y el tratamiento antes de regresar a casa pero necesitará dos o tres años para que el peso de su cuerpo baje de los 100 kilos", detalló. (Francisco Carrión / El Mundo)