lunes, 30 de enero de 2017

00:01:00
Nota de Khira Cabrera / Fotografías de Jorge de la Cruz

MÉRIDA, Yucatán, 30 de enero.- Doña Delfina Castañeda y Flores viene de Oxkuzcab. Ahí vive con su familia. Porta con orgullo un hipil y nos cuenta que le gusta bordar y cocinar, ambos oficios se los enseñó su mamá y disfruta realizarlos. “Antes iba a las casas a preparar comidas, pero a mi esposo le dio una embolia y ya no voy, pero vienen y me hacen encargos. Antes de viajar para esta reunión hice un queso relleno que me pidieron”. Ella es una de las mujeres que participó en el Primer Encuentro de Cocineras Tradicionales de Yucatán, celebrado en febrero de 2016 “A mis hijos les gustó que yo venga, me felicitaron. Es bonito compartir con la gente y con el equipo de trabajadores, por eso voy a estar en el segundo encuentro”, y nos dice entusiasmada que ya está planeando los guisos con los que representará a su municipio en este evento, que busca reivindicar el papel de las mujeres que preservan los guisos tradicionales del Estado.


Mirna Esther Santos Góngora es oriunda de Ticul. Cuando era pequeña sus padres la llevaban a cosechar calabazas y a “quebrar” maíz. “Si me tocó ir a la milpa, afortunadamente y mi hija de 13 años la llevé y también a ella le estoy dejando esa herencia para que esa tradición no se termine”, comenta  la ganadora de la categoría de “Mejor platillo de la Milpa” del Primer encuentro de Cocineras Tradicionales de Yucatán. “Hice un  KaáBax de chaya. Mis papas y mis abuelitos en la milpa lo hacían, mi mamá en su comal hacía tortillas gruesas a mano y sancochaba la chaya y con la pepita que sacaban de la calabaza y lo molían y en el mismo monte hacían ese rico platillo, con el chile habanero y limón indio, se hace una especie de sopa toda revuelta, queda un sabor exquisito, es un platillo natural de milpa y que casi nadie lo come y se sirve con su atole, antes el refresco de los de la milpa era su atole, ponían agua a sancochar, su macita, su atole calientito, era su refresco  y también hacían su pozole y con eso lo presenté y con eso gané”, y dice sonriendo, “este año ya tengo una idea con que voy a concursar, es un platillo que voy a rescatar y que lo tengo bajo la manga, es algo natural, viene de milpa, por eso lo recomiendo y por eso lo hago”,  sin revelar la receta que dará a conocer en febrero próximo.


Por cada mujer presente hay una historia, un cúmulo de experiencias, una receta, que la Lic. En Sociología Lourdes Piña Soria del Valle y doña Miriam Peraza Rivero tejen en un colorido bordado, alegre y diverso como lo es la gastronomía del Estado de Yucatán. Sumando esfuerzos con el Gobierno Federal y Estatal, Instituciones Académicas e Iniciativa Privada para llevar a cabo el Segundo Encuentro de Cocineras Tradicionales de Yucatán, a  celebrarse del 24 al 26 de febrero en el Centro de Convenciones Siglo XXI, se preparan para recibir  a los miles de visitantes que seguramente acudirán en busca de algún platillo de su infancia o de un momento importante de sus vidas. En el caso de los turistas, para conocer un poco de la vasta cocina yucateca. Cada módulo contará con diferentes opciones culinarias, pero sobre todo, la posibilidad de platicar con las 32 cocineras que  llevarán al evento una muestra del trabajo cotidiano que realizan para preservar las recetas ancestrales de sus localidades.


Doña Carmen Marrufo González viene de Dzilam González “Es primera vez que voy a participar. El año pasado no participé porque no me invitaron, pero supe del evento, vine a ver y me gustó mucho. Yo mayormente preparo mariscos,  cada temporada de pepino le doy comidas hasta a 100 personas y me gusta mucho.  Para el Segundo Encuentro de Cocineras Tradicionales de Yucatán voy a preparar lisa salada. Lo van a probar y les va a gustar. La lisa se corta en tiritas y se sala, se sirve con calabacita frita entomatada y su chile kut. Es tradicional de Dzilam González. Lo aprendí de todos ellos, de mis abuelitos de mi mamá y lo voy a preparar para que lo conozcan”, señaló con orgullo.

Mirna Esther Santos Góngora y Carmen Marrufo González

Aún hay mucho trabajo por hacer. Un equipo multidisciplinario y bien estructurado se prepara para ofrecer un evento de calidad, en el que dejarán el corazón 27 cocineras de Yucatán, 4 del Mundo Maya (Tabasco, Campeche, Chiapas y Quintana Roo) y una de Chihuahua, los estudiantes de Gastronomía que las apoyarán en la preparación de sus platillos y el equipo de logística, que trabajarán codo a codo para que todos los asistentes al Encuentro salgan satisfechos y con un grato sabor de boca.