miércoles, 4 de enero de 2017

13:42:00
JERUSALÉN, Israel, 4 de enero de 2017.- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha apoyado este miércoles el indulto para un soldado condenado horas antes por rematar a un agresor palestino herido e inmovilizado en el suelo. Un tribunal militar israelí ha declarado culpable de homicidio a Elor Azaria, que mató de un tiro en la cabeza a la víctima en territorio ocupado, en el desenlace de un caso que desde el principio ha provocado un profundo y tenso debate en la sociedad israelí. La víctima yacía en el suelo sin representar una amenaza desde hacía 11 minutos cuando fue rematado, en un acto que fue grabado en un vídeo.

"Este es un día difícil y doloroso —primero y sobretodo para Elor, su familia, los soldados de Israel, muchos ciudadanos y los padres de soldados, entre ellos yo...Apoyo otorgar el perdón a Elor Azaria", ha escrito este miércoles, horas después de conocerse la condena, el primer ministro Netanyahu en su perfil de Facebook.

Azaria con sus padres, este miércoles antes de escuchar el veredicto en Tel Aviv. AFP | EPV

Tras el veredicto dado a conocer este miércoles, el soldado Elor Azaria, sargento de una unidad médica, queda expuesto a una pena máxima de 20 años de cárcel por disparar a la cabeza al agresor palestino sin que corriera peligro su vida.

Lo hizo cuando la víctima, Abdelfatá Abed Fatah al Sharif, ya estaba herido e inmovilizado después de atacar con un puñal a soldados de los que protegen a centenares de colonos israelíes en Hebrón. Azaria llegó a la escena siete minutos después y lo remató posteriormente de un balazo en la cabeza.

El proceso no es el primero en delitos de este tipo desde el segundo alzamiento palestino, la intifada del 2000, pero esta vez sirvió para exacerbar la división de la sociedad israelí entre la derecha radical, que defiende a Azaria, y el sector pacifista y liberal en la oposición. Una encuesta apuntó a que casi la mitad de los israelíes judíos considera que cualquier palestino que lleve a cabo un ataque debería ser matado en el momento.

Manifestantes en apoyo al soldado juzgado afuera de la corte militar en Tel Aviv, este miércoles. AMIR COHEN / REUTERS

“¡Liberen al chico!", "El pueblo de Israel vive!", gritaban frente a la sede de la corte centenares de manifestantes en favor de Azaria, "el chico de todos". El servicio militar en Israel, de tres años para los varones y dos para las mujeres, es obligatorio para los ciudadanos judíos y los drusos.Al paso de los fervientes defensores del convicto en las redes sociales, el comandante en jefe del Estado Mayor, general Gadi Eisenkot, afirmó que el condenado "no es el chico de todos ni un muchacho confundido; es un soldado y debe respetar las normas del código militar y sus valores".

La presidenta de la corte militar, coronela Maya Heller, rechazó de plano los argumentos del soldado y las declaraciones de más de treinta testigos y expertos, entre ellos dos generales en la reserva, quienes alegaron que Azaria, de 20 años, actuó en defensa propia y en medio de atentados palestinos contra civiles y soldados, incluso en Tel Aviv y Jerusalén.

Los jueces —independientes de las autoridades castrenses— justificaron su veredicto, además, por el "mal comportamiento" de Azaria. "Disparó sin motivo contra un terrorista que no representaba ningún peligro" invocando haber actuado en su defensa y la de sus camaradas.

La escena del crimen fue registrada en un video por un activista de la organización israelí por los derechos humanos de los palestinos en Cisjordania ocupada, Be´tzelem, cuyo nombre recuerda una afirmación bíblica: que "Dios creó a todos los hombres a su imagen y semejanza".

El ex ministro de Defensa, el exgeneral Moshé Yaalón, que estando en funciones fue el primero en condenar a Azaria, declaró después del veredicto que el proceso pudo sustanciarse de otro modo si no hubiese sido "explotado cínicamente por políticos para ganar unos votos".

El ex presidente del tribunal militar, Amnón Strasnov, también criticó el juicio diciendo que se convirtió en "un espectáculo". El de Azaria, añadió, no fue el primer caso de soldados juzgados por actos similares.

La sentencia se dictará en febrero próximo. En otros juicios los soldados convictos fueron condenados a penas de prisión de hasta un año y medio.El líder de la Lista Árabe Unida en el Parlamento israelí, Aiman Odeh, declaró que a diferencia de otros casos, el de Azaria trascendió merced a la cámara de Betzelem, "que documentó la crueldad de la ocupación".

"Es clara la responsabilidad del soldado pero la auténtica responsabilidad la tienen los gobiernos de Israel que envían a jóvenes de ambos sexos a controlar a la población civil (palestina) privada de derechos". (El País)