miércoles, 4 de enero de 2017

17:49:00
ESTOCOLMO, 4 de enero de 2017.- Algo huele raro en las monarquías nórdicas. La reina Silvia de Suecia, de 73 años, asegura que en la residencia real de Drottningholm, cerca de Estocolmo, cohabita con “fantasmas muy amistosos”. La revelación sobre las amistades esotéricas de la monarca sueca la hizo la televisión pública la noche del martes al emitir los extractos de un documental que será divulgado íntegramente este jueves.

“Hay unos amiguitos, fantasmas”, dice la reina, de origen brasileño por parte de madre, y alemán por parte de padre. “Son muy amistosos pero a veces te das cuenta de que no estás completamente sola” en el castillo, asegura Silvia, que añade que esas apariciones de seres de otras dimensiones “son verdaderamente excitantes, no dan miedo”.

La reina Silvia de Suecia.

La reina Silvia no es la única que siente cosas algo raras. Su hermana la princesa Christina asegura que “hay mucha energía en esa casa”. Drottningholm fue construido en el siglo XVII en la isla de Lovon y forma parte del patrimonio de la Unesco.

Suecia no es el único país escandinavo en el que los miembros de la familia real tienen experiencias sobrenaturales. En julio de 2007 Marta Luisa, entonces con 35 años, hija del rey Harald de Noruega y la reina Sonja, fundó una escuela “alternativa” para enseñar a “hablar con los ángeles y establecer contactos con el más allá y demás seres del otro mundo”.

Decía Marta Luisa entonces que esa escuela sería “una universidad divina” que le permitiría compartir su don más preciado, “la clarividencia”. Según explicaba la web de su escuela, desde pequeña Marta Luisa podía “leer la mente de otras personas”.

Entre sus poderes están el de “entrar en contacto con los ángeles a través de los caballos”. En los anuncios de su escuela en 2007 aparecía la princesa vestida totalmente de blanco y explicaba que “todos podemos hacer milagros en nuestras vidas” y que “es fácil establecer contactos con el más allá, porque los poderes de los ángeles se pueden dominar porque son potencias que nos rodean y un recurso que nos puede ayudar en muchas facetas de la vida”.

Marta Luisa se casó y bautizó a sus hijos en la Iglesia Luterana, la oficial en Noruega. Hasta abrir su escuela fue fisioterapeuta, escritora de cuentos infantiles y cantante. Es la cuarta en el orden sucesorio a la corona y, tras su matrimonio, abandonó sus obligaciones oficiales. El hermano de la princesa y heredero al trono es el príncipe Haakon. (Clarín)