jueves, 26 de enero de 2017

19:38:00
MÉRIDA, Yucatán, 26 de enero de 2017.- Me siento muy feliz y emocionado de estar aquí, quiero volver, expresó Miguel Arcángel Uc Caamal, quien a sus 11 años de edad visitó por primera vez las Grutas de Balankanché, un sitio místico al oriente del estado, que en sus entrañas encierra gran parte la riqueza arqueológica maya.

El pequeño, junto con sus compañeros de la escuela primaria “Andrés Quintana Roo” de San Felipe Tinum, acudió a recorrer la zona como parte de la campaña Redescubre Yucatán, impulsada por el Patronato Cultur, y  que busca que niños como él y de otras partes del estado se reencuentren con su identidad y cultura. 

Niños de la primaria "Andrés Quintana Roo" se toman una selfie en el sitio arqueológico.

Antes de ingresar a las cavernas, Miguel Arcángel imaginó encontrarse con unas pirámides, un cenote, muchos árboles y animales, un sitio divertido y lindo, así lo describió con una sonrisa que dejaba ver su emoción por conocer esas maravillas que le habían contado del espacio.

Los estudiantes iniciaron  el recorrido, que duró 45 minutos,  en compañía del guía Francisco Cocom, encargado de contarles toda la historia que envuelve a esta mágica sede. Durante los 500 metros de camino, conocieron el significado del nombre del lugar, y las piezas y vestigios arqueológicos que se encuentran ahí.

Miguel Arcángel se encontraba fascinado no sólo con la historia de Balankanché sino con cada rincón que miraba de las grutas. Aseguró que otro sitio que le encantaría conocer es Chichén Itzá, la enorme pirámide de Kukulcán y el cenote que se halla en su interior, que muchos le han contado, le causa enorme curiosidad.

Balankanché, que significa “Trono del jaguar”, se encuentra aproximadamente a dos horas de Mérida y a cuatro kilómetros de Chichén Itzá.  El lugar fue descubierto arqueológicamente en 1932 y desde entonces ha sido explorado y reconocido por diversos investigadores.

Al interior de la cueva se han encontrado recipientes, metales, platos en miniatura, ofrendas de joyería y cerámica, figuras del dios Chaac, jaguares de jade e impresiones de manos en las paredes.

El espacio cuenta con un parador turístico, que incluye un museo de fotografías y documentos en los que se explican los rituales que se practicaban al interior de las cavernas. También, ofrece estacionamiento, sanitarios, guarda equipaje y visita guiada.

Para ofrecer un mejor servicio a los visitantes, se ha iniciado la modernización del sitio, que consta de recubrimientos en pisos y muros, cancelería, mamparas, remodelación del área de exposición, suministro e instalación de equipo de audio, y suministro y colocación de señalética.

Balankanché es una de las seis zonas arqueológicas que a partir del 1 de enero del presente año, eliminó la cuota estatal de ingreso para los residentes yucatecos, por lo que de 92 pesos, ahora pagarán 50 pesos que es el derecho del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La unidad de servicios, administrada por Cultur, está abierta al público de lunes a domingo de 9:00 a 17:00 horas.