viernes, 6 de enero de 2017

08:07:00
MÉRIDA, Yucatán, 6 de enero de 2017.- Miles de familias yucatecas salieron ayer a las calles de la zona hotelera de esta ciudad para participar en el tradicional corte de la Rosca de Reyes más grande del sureste mexicano, iniciativa con fines altruistas en favor de los sectores más vulnerables de la población.

Junto con los niños, jóvenes y adultos que cada año acuden a este evento en la víspera del Día de Reyes, el Gobernador Rolando Zapata Bello, la Presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Yucatán, Sarita Blancarte de Zapata, y sus hijos, Rolando y Monserrat, se unieron a esta convivencia que, además de preservar una tradición mexicana y ayudar al prójimo, contribuye a fortalecer el tejido social.


En presencia del empresario hotelero y promotor de este encuentro, Jorge Carrillo Sáenz, el mandatario señaló la importancia de reunir a las familias para un sano esparcimiento y generar bienestar para las personas necesitadas, a través de las asociaciones civiles.

"Es algo que nos hace sentir orgullosos de nuestra tierra, de nuestra gran ciudad capital, Mérida, y de todo nuestro estado, estar reunidos aquí, conviviendo en un ambiente de armonía y de paz con todas las familias", afirmó el titular del Poder Ejecutivo.

Durante un recorrido por el tramo de la avenida Colón entre Paseo de Montejo y la calle 60, al que se sumaron huéspedes de los centros de hospedaje y turistas, Zapata Bello saludó con afecto a quienes salieron a disfrutar de esta fiesta, en la que también se ofrecieron espectáculos musicales y dancísticos de manera gratuita.

Entre los asistentes se encontraba Rosa del Socorro Yerbes Oy, acompañada de sus dos hijos, su mamá, hermana y sobrinos, quien resaltó que este tipo de eventos permite que familias, jóvenes y niños vengan a convivir sanamente y en paz, además de que "con tanta gente que asiste, se apoya de manera significativa a diversas instituciones".

Tras el corte inaugural, el Gobernador recorrió los 2.4 kilómetros del pan, para el cual se emplearon 484 kilogramos de harina, tres mil 600 huevos y 110 litros de leche. En sus 25 mil pedazos, se encontraron 300 muñequitos canjeables por algún obsequio, rosca o una comida en los hoteles participantes, según informó la chef pastelera Yoliveth Aldana Oy.

Entre las organizaciones a las cuales se dirigirán los fondos recaudados, se encuentran la asociación civil “Alas al vuelo”, el Centro de Atención Integral al Menor en Desamparo (Caimede), “Hogar de Loreto”, el Centro de Comunicación y Servicios Sociales, y la Fundación "Elda Peniche".