martes, 10 de enero de 2017

16:57:00
CHARLESTON, Carolina del Sur, 10 de enero de 2017.- Dylann Roof, responsable de la masacre en una iglesia de Charleston en junio de 2015, fue sentenciado este martes a muerte por un jurado federal que lo halló culpable.

Antes de que los doce jurados dieran a conocer su veredicto, el sujeto que mató a nueve personas todas afroestadounidenses que asistían a clases sobre la Biblia, aseguró al jurado que sentía que "no tuvo otra opción".

Dylann Roof nunca mostró remordimiento durante el juicio. (Getty Images)

"En mi confesión al FBI les dije que tenía que hacerlo", afirmó Roof mientras daba sus cinco minutos de argumentos de cierre. Su declaración siguió a la del fiscal acusador en una corte de Charleston, Carolina del Sur, donde pidió al jurado la pena de muerte en vez de una cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

"Asesino calculador"

El fiscal afirmó que Roof fue un asesino calculador motivado por el odio y el racismo y que su carencia de remordimiento todavía dejan una marca, que afirma, será imposible de superar para los familiares de las víctimas.

Entre los argumentos que utilizó la parte acusadora contra el asesino están el hecho de que Roof visitó la iglesia en tres oportunidades con el fin de estudiar a sus víctimas. También que se sentó con el grupo al que le iba a disparar durante 40 minutos antes de llevar a cabo la masacre.

Así mismo, el fiscal aseguró que el atacante disparó más de 75 veces, recargando su arma unas siete veces mientras accionaba su pistola repetidamente contra las personas que estaban allí. La parte acusadora también argumentó que el asesino no mostró remordimiento y que su justificación principal era que personas negras estaban matando a blancos cada día, lo que confirma las motivaciones racistas del perpetrador del crimen múltiple.

El joven criminal, que se considera a sí mismo supremacista blanco, planificó el ataque hace 19 meses en la histórica iglesia metodista episcopal del centro de Charleston, ubicada en un barrio predominantemente afroestadounidense.

Tras perpetrar el ataque el 17 de junio de 2015, Roof le dijo a una de las tres personas que sobrevivieron, Polly Sheppard, que le estaba salvando la vida para que "pudiera contar la historia".

Antes de salir de la iglesia el asesino pisó deliberadamente al pastor que minutos antes había acribillado a tiros con una pistola Glock.

Pese a que Roof había guardado munición adicional ante la posibilidad de enfrentarse a la policía, ésta nunca llegó a la iglesia pese a ser advertida vía telefónica por la sobreviviente. El victimario fue arrestado a la mañana siguiente sin ofrecer resistencia, tras lo cual confesó el crimen.

El jurado tardó apenas tres horas para llegar a un veredicto unánime que al momento de ser presentado al juez del caso no generó ninguna reacción visible de parte del acusado.

La familia de Roof, que no emitió ninguna declaració durante el juicio, dijo este martes en una declaración escrita que "no podrán mientras vivan entender por qué él cometió ese horrible ataque que causó tanto dolor a tantas personas buenas". (Univision)