sábado, 7 de enero de 2017

10:48:00
BEIRUT, Líbano, 7 de enero de 2017.- Un camión de combustible explotó el sábado en el centro de un pueblo controlado por los rebeldes en Siria, cerca de la frontera con Turquía, matando a decenas de personas y dejando heridas a decenas más, dijeron varias fuentes. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos informó de que al menos 43 personas, casi todas civiles, murieron cuando el vehículo explotó, frente a un juzgado en Azaz, a 30 kilómetros al norte-noroeste de Alepo y a 7 kilómetros de la frontera con Turquía.

Imagen de una calle de Azaz (norte de Siria) en el que este sábado ha estallado un camión bomba. (AFP)

Estado Islámico habría colocado el camión como coche bomba, indicó la agencia privada de prensa turca Dogan, que citó a fuentes no identificadas. El grupo miliciano no se adjudicó inmediatamente la responsabilidad por el incidente. El conflicto en Siria, que ya suma seis años, ha hecho que el país esté bajo el control de diversos grupos.

La identificación de las víctimas está resultando muy complicada debido al estado de los cuerpos, enteramente calcinados, ha subrayado el director del OSDH, Rami Abdel, Rahmane, que ha añadido que decenas de personas habían resultado heridas.




Azaz es un importante bastión del Ejército de Siria Libre (FSA), apoyado por Turquía. Un médico en Azaz informó de la muerte de al menos 60 personas y más de 50 heridos, en declaraciones recogidas por la agencia de prensa estatal turca Anadolu, mientras que un residente del pueblo dijo a Reuters que él vio 30 cadáveres en el hospital local. Anadolu informó además que 23 de los heridos fueron llevados en ambulancia al hospital de Kilis, en Turquía.

En un resumen de sus operaciones militares en las últimas 24 horas, el ejército turco dijo que 21 militantes de Estado Islámico habían muerto en enfrentamientos y que ataques de la aviación turca habían destruido edificios y vehículos en 12 blancos del grupo islamista. (Reporte de Lisa Barrington in Beirut, Suleiman al-Khalidi en Ammán y Daren Butler en Estambul; Editado en español por Janisse Huambachano / Reuters / AFP)