sábado, 17 de diciembre de 2016

12:26:00
PUERTO MORESBY, 17 de diciembre de 2016.- Un terremoto de 7,9 grados en la escala de Richter ha sacudido Papua Nueva Guinea, en Oceanía. Como consecuencia del sismo, se activó una alerta de tsunami ante la posibilidad que grandes olas llegaran al archipiélago. Horas después, las autoridades suspendían la alerta argumentando que la amenaza había pasado en gran medida, aunque pidió que se sigan vigilando las mareas costeras.


“Basándonos en todos los datos disponibles ... la amenaza del tsunami de este terremoto ya ha pasado”, dijo el PTWC en una alerta actualizada y definitiva después del terremoto. Hasta el momento no se han reportado daños, ni personales ni materiales, resultantes del movimiento sísmico.

Las consecuencias del temblor también podrían afectar a otras zonas cercanas al epicentro como Indonesia, las Islas Salomón, Pohnpei, Chuuk, Nauru, Kosrae y Vanuatu. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, el terremoto se ha producido a 46 kilómetros al este de la ciudad de Taron a una profundidad de 73 kilómetros. Los terremotos más profundos tienden a causar menos daños que los poco profundos.

Papua Nueva Guinea se asienta en el Anillo de Fuego, el arco de fallas sísmicas alrededor del Océano Pacífico donde los terremotos son comunes. De hecho, hace apenas diez días otro temblor de 7,7 grados afectó a la zona y disparó la alerta de tsunami, aunque por fortuna no hubo consecuencias. (La Vanguardia)