viernes, 9 de diciembre de 2016

16:40:00
WASHINGTON D.C., 9 de diciembre de 2016.- El presidente Barack Obama ha ordenado a las agencias de inteligencia estadounidenses que realicen "una revisión completa" de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre ante el temor de que Rusia intervino para interferir en el proceso electoral, según ha revelado Lisa Monaco, asesora del mandatario en asuntos de Seguridad Nacional.

Obama espera que el informe esté listo y se envíe al Congreso de EEUU antes del 20 de enero, fecha en la que el presidente electo Donald Trump asumirá el poder.

El presidente en funciones de EE. UU. Barack Obama, el pasado martes. (REUTERS)

"Quizá hemos cruzado un umbral nuevo y nos compete pasar revista a las cosas, para repasar, realizar un examen a posteriori, para entender qué ha pasado e impartir enseñanzas adquiridas", dijo Monaco en un desayuno organizado por el diario Christian Science Monitor.

La asesora de Obama explicó que el informe será enviado al Congreso, pero no se comprometió a hacer públicas las conclusiones del mismo.

Por otro lado, varios líderes republicanos del Senado, entre los que destacan los senadores John McCain y Lindsey Graham, están impulsado una investigación sobre la presunta interferencia rusa en los comicios y las posibles amenazas cibernéticas contra los sistemas militares de EEUU.

Ciberataques contra el Comité Nacional Demócrata

Washington acusó en octubre a Rusia de haber lanzado ciberataques para tratar de influir en las elecciones presidenciales.

Antes de los comicios, hackers, presuntamente vinculados a Rusia, llevaron a cabo ciberataques contra el Comité Nacional Demócrata y accedieron a los correos personales del jefe de la campaña de la candidata demócrata Hillary Clinton, John Podesta, entre otros.

Muchos de estos correos electrónicos fueron publicados por WikiLeaks y supusieron un quebradero de cabeza para Hillary durante la campaña electoral, ya que se vio obligada una y otra vez a responder a los republicanos sobre su contenido.

Durante la campaña electoral, Trump animó a Rusia a "hackear" los emails de Clinton y a encontrar los 30.000 correos electrónicos que presuntamente la candidata demócrata había borrado después de que se abriera un investigación por el uso de un servidor privado para sus emails cuando era secretaria de Estado, alegando que eran correos electrónicos personales. La campaña de Clinton acusó entonces a Trump de invitar a espías extranjeros a interferir en las elecciones presidenciales.

Trump dijo esta semana en una entrevista publicada por la revista Time que no cree que Rusia haya interferido en los comicios. Según el presidente electo, detrás de los ciberataques al Comité Nacional Demócrata "podría estar Rusia, y podría estar China, y podría estar algún tipo en su casa en Nueva Jersey".(El Mundo)