viernes, 30 de diciembre de 2016

13:59:00
BERLÍN, alemania, 30 de diciembre de 2016.- No todos los días le proponen a un joven director de orquesta dirigir el concierto de música clásica más esperado del año. El venezolano Gustavo Dudamel, que con sólo 35 años representa ya no una promesa, sino un éxito fehaciente en un mundo donde la veteranía es oro, será el encargado de manejar la batuta del concierto de Año Nuevo en la Filarmónica de Viena, que este año llega a su 76 edición.

En la presentación oficial del programa en Viena, Dudamel no ocultaba su euforia. «Es un sueño. Ahora puedo morir en paz», dijo el artista, que se convertirá el próximo 1 de enero en el director más joven hasta el momento en dirigir el tradicional concierto. «Espero que nos lo pasemos muy bien», dijo ante los periodistas en tono juvenil, vestido en camiseta y sudadera, aunque sin dejar pasar la oportunidad para desprenderse de la etiqueta de novato: «Tan joven no soy, tengo canas", bromeó.

El venezolano es, con su edad, director musical y artístico de la Filarmónica de Los Ángeles y director musical de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, y aparece con frecuencia como director invitado de instituciones musicales de todo el mundo. Desde 2007, la Filarmónica de Viena se ha puesto a las órdenes del venezolano en 46 ocasiones. Pronto serán más, pues próximamente saldrán de gira por Sudamérica.

Gustavo Dudamel durante el ensayo de ayer con la Filarmónica de Viena. (FLORIAN WIESER / EFE)

En España, como es habitual, RTVE retransmitirá en vivo el concierto de Año Nuevo. Según ha informado la Corporación, la retransmisión televisiva estará dirigida por Michael Beyer y será comentada en RTVE por el experto en música clásica José Luis Pérez de Arteaga.

Bajo la dirección del director venezolano, la Filarmónica quiere ofrecer este año un programa poco convencional. En la primera parte interpretará la Marcha Nechledil de Franz Lehár; el vals Los patinadores de Èmile Waldteufel; la polca Sólo hay una ciudad imperial, sólo hay una Viena de Johann Strauss hijo; la polca rápida de Josef Strauss Alegría de invierno; el vals La llamada infernal de Mefisto y la polca rápida ¡No estamos angustiados!, ambos de Johann Strauss hijo.

En la segunda parte, ofrecerá la obertura La dama de espadas de Franz von Suppé; 'Vamos adentro!' del vals El tesorero de Carl M. Ziehrer con el Ballet Estatal de Viena; le sigue La salida de la luna, de la ópera cómica de Otto Nicolai Las alegres comadres de Windsor, con el Coro Singverein de Viena; la polca Pepita, la cuadrilla Rotonda y el vals Los extravagantes de Johann Strauss hijo; la polca rápida Galop indio de Johann Strauss padre; la polca mazurca de Josef Strauss La chica de Nasswald; y la polca rápida ¡A bailar! (con la participación en directo del Ballet Estatal de Viena), el vals Las mil y una noches de la opereta Indigo, y la polca rápida Tic-tac, tres composiciones de Johann Strauss hijo.

El concierto finaliza con la felicitación del maestro y de los músicos para el Nuevo Año, la polca rápida Con mucho gusto de Eduard Strauss, el vals El bello Danubio Azul, y la vibrante despedida de la Marcha Radetzky. Sobre el intervalo musical entre las dos partes del concierto, RTVE ha señalado que se titula El ritmo de Viena y está dirigido por Robert Neumüller. Se centra en la ciudad de cuento de hadas que es Viena y en el ritmo del vals omnipresente a lo largo de su cultura y tradición.

La señal en directo será emitida a 93 países y cerca de 50 millones de telespectadores presenciarán el espectáculo en sus pantallas. (El Mundo)