jueves, 1 de diciembre de 2016

18:52:00
INDIANÁPOLIS, Indiana, 1 de diciembre de 2016.- En su visita a Carrier, el presidente electo Donald Trump invocó su famoso muro fronterizo, tema emblemático de la campaña.

“ Les pondremos impuestos muy duros en la frontera. La cual, por cierto, va a ser una frontera muy fuerte. La gente se pregunta, ‘¿Trump va a construir un muro?’. Vamos a construir un muro, créanme”, arremetió Trump. “Ese muro va a tener puertas... la gente va a entrar, en un proceso legal... pero las drogas van a parar, eso se los aseguro”.

Recibió a Trump el CEO de la compañía Carrier, Greg Hayes, a quien tanto Trump como Mike Pence, su vicepresidente electo, agradecieron profusamente. Pence, actual gobernador del estado de Indiana, anunció que Carrier además invertirá 16 millones de doláres en esa planta.

Donald Trump en su visita a Carrier. (Reuters)

"Hoy Estados Unidos ganó, y tenemos que agradecerle a Donald Trump ... esto es solo el principio", dijo Pence al presentar a Trump.

En lo que parecía un discurso de campaña, el presidente electo Donald Trump celebró haber salvado 1,000 empleos que la compañía de aires acondicionados Carrier quería mover a México, y prometió consecuencias para compañías que intenten hacer lo mismo.

Según reportes de Fortune y Politico, la empresa matriz de Carrier accedió a mantener 1,000 empleos en EEUU por miedo a perder contratos federales y por una reducción de impuestos corporativos tan generosa que lo que ahorrarían enviando empleos a México se quedaría pequeño.

"United Technologies está dando la cara ... las compañías no van a sacar los trabajos de Estados Unidos sin consecuencia, eso se los puedo decir", dijo Trump en su discurso en la planta de Carrier en Indianapolis. Como en campaña, Trump aprovechó para arremeter contra uno de sus villanos favoritos, NAFTA, el tratado de libre comercio de Norteamérica.

"NAFTA es una autopista de una sola vía hacía México... no nos llega nada a nosotros. Me alegra que ya no tengo que decir quien es el culpable de NAFTA", dijo Trump en una referencia a Bill Clinton, el expresidente demócrata que aprobó el tratado con el apoyo de un Congreso republicano, y que su esposa, la excandidata demócrata Hillary Clinton también apoyaba. (Univision)