lunes, 12 de diciembre de 2016

10:20:00
Una alta concentración de selenio en la sangre se asocia con un menor riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular, la forma más común (80% de todos los casos) de cáncer de hígado, una enfermedad que afecta a miles de personas al año . Es un resumen de los resultados de un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition y realizado por un equipo internacional de investigadores, en colaboración con la IARC, Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. El selenio, un oligoelemento que entra en la cadena alimentaria a través del suelo, apenas está presente en Europa. Se encuentra en las nueces, en pescados y mariscos, algas, carne (hígado, riñón), en los cereales y hortalizas.

El estudio. La encuesta, de caso-control, involucró a 477 personas, sanas y que luego  desarrollaron carcinoma hepatocelular, analizando las concentraciones de selenio en la sangre de las muestras donadas 10 años antes, con el mismo índice de masa corporal, la edad, el sexo, etc. La conclusión fue que "la falta de selenio es un factor de riesgo importante para el cáncer de hígado", declaró Lutz Schomburg, profesor del Institut für Experimentelle Endokrinologie, Charité-Universitätsmedizin, y co-autor del estudio. Y que, de acuerdo con los datos recogidos "la tercera parte de la población con los niveles más bajos de selenio en la sangre presenta un riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular de 5 a 10 veces mayor".

Países ricos y pobres. El selenio, como el hierro o el yodo o el zinc, es un elemento traza, es decir, un mineral que desempeña importantes funciones biológicas en pequeñas cantidades, en este caso la reparación del ADN y la protección de la membrana celular. Se encuentra en las nueces, en pescados y mariscos, algas, carne (hígado, riñón), en los cereales y hortalizas. Preso en la corteza terrestre, entra en la cadena alimentaria a través de las plantas, que lo absorben desde el suelo. Las necesidades de selenio para un adulto son de 55 microgramos por día, pero la capacidad de llegar a esta dosis varía dependiendo de la región geográfica: en el norte de Europa en la actualidad nos encontramos en 30-40 microgramos. En comparación con América, China o Canadá, por ejemplo, los suelos europeos son bajos en selenio. Aunque no son evidentes en el continente estados de deficiencia real, hay que decir que varios estudios publicados indican una relación entre la dieta baja en selenio y el riesgo de desarrollar enfermedades: de la inflamación a la enfermedad cardíaca a la hipertensión, de anemias hemolíticas a enfermedades tiroideas autoinmunes a diversas formas de cáncer.

Dieta balanceada. "El estudio - explican los autores - no muestra que un suplemento de selenio tenga un efecto protector directo contra el cáncer de hígado. Sin embargo, confirma la importancia de una dieta equilibrada de la que el selenio es una parte integral". "Hemos visto en los últimos años que la deficiencia de selenio incrementa el riesgo de infecciones, la mortalidad por enfermedades graves, enfermedad tiroidea autoinmune y algunas formas de cáncer," confirma Lutz. Pero estos son los resultados de "asociación": pacientes que se comparan con controles sanos. Los estudios más interesantes son aquellos doble ciego: ni los médicos ni los pacientes saben quién toma qué, después los datos se analizan. Pero los estudios de "intervención" son muy caros y hasta el momento no se han hecho. La claridad definitiva sobre el papel de los suplementos: "Hay que decir que de acuerdo con datos de la literatura, se debe prestar atención a los posibles efectos secundarios. Por lo tanto," informar a la población sobre la importancia de una dieta equilibrada también en selenio, como se hace para el yodo, es crucial. Aunque hay relativamente pocos alimentos ricos en este elemento, como son la leche, los huevos, el pescado, la carne".

Pacanas y algas para los vegetarianos. "En particular, hay pocas opciones para vegetarianos" reanuda Lutz. "En este caso, están las nueces de América del Sur, que acumulan cantidades de selenio del suelo que es muy rico, o incluso se recomiendan algas. En los suplementos hay muchos que contienen selenito, selenometionina o levadura enriquecida con selenio, y que se pueden recomendar especialmente si se consumen pequeñas cantidades de productos de origen animal ". Por último, un consejo para aquellos que quieran integrarse: "Es bueno confiar en grandes empresas con una larga experiencia en el control de calidad. Hemos tenido casos de suplementos incorrectos". (Tina Simoniello / La Repubblica)