viernes, 11 de noviembre de 2016

16:52:00
ESTADOS UNIDOS, 11 de noviembre.- Una petición creada en Change.org para pedir al Colegio Electoral que ignore los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre ha superado las 2.9 millones de firmas y crece a ritmo acelerado.

N. de la R.: Los millennials se consolidan como una generación de auténticos bebés llorones y quejicas incapaces de aceptar la derrota de su candidata. Los campus universitarios organizan "cry-ins" (lloraderas, pues no hay palabra en español para tal ridiculez), cancelan clases, brindan terapia con motivo del resultado, hacen que los exámenes sean opcionales e incluso cuentan con "perros terapéuticos"- y play doh, según reportan The Wall Streen Journal y Fox Business.

El 19 de diciembre, los electores del Colegio Electoral emitirán su voto y si todos votan según la voluntad expresada por la mayoría de los electores en su estado, el republicano Donald Trump ganará.

Sin embargo, señala la petición, pueden votar por Hillary Clinton, la candidata demócrata.

Los quejosos argumentan que Trump no es apto para el cargo y que Clinton ganó el voto popular, lo cual es irrelevante acorde con el sistema electoral de EUA, donde cada estado elige a sus electores y éstos, a su vez, al Presidente. Los defensores del sistema lo justifican diciendo que si se eligiera al Presidente por voto directo, únicamente importaría la voluntad de las localidades con mayor población, tal como California y Nueva York, y se ignoraría a las zonas rurales y pequeñas ciudades.

A lo largo de los últimos días, se han realizado varias protestas por la inconformidad ante el resultado y la incapacidad para aceptar el mismo, esto a pesar de que tanto Hillary Clinton como el presidente saliente, Barack Obama, ya felicitaron a Trump y reconocieron el desenlace de la contienda, llamando a su pueblo a trabajar en unidad.

Fotos de presuntas expresiones racistas contra afroamericanos, hispanos y musulmanes han sido publicadas en las redes sociales, la mayoría sin más evidencia que el testimonio de las supuestas víctimas. 

Es preciso señalar que no existe precedente histórico para lo que piden los firmantes y que cualquier persona, desde cualquier lugar del planeta, puede firmar las peticiones de la plataforma, incluso con cuentas falsas de Facebook. (José Repetto)