lunes, 21 de noviembre de 2016

19:23:00
WASHINGTON D.C., 21 de noviembre de 2016.- El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, adelantó este lunes que pretende, ya en el "primer día" de su gobierno el 20 de enero, iniciar los pasos para retirar al país del Acuerdo Trans Pacífico de Cooperación Económica (TPP, en inglés) para concentrarse en acuerdos bilaterales.

En un mensaje a los estadounidenses divulgado en video, de poco más de dos minutos de duración, Trump dijo que ese acuerdo comercial es "un potencial desastre" para Estados Unidos, y que pretende negociar acuerdos bilaterales "justos".

El TPP, una iniciativa impulsada por el presidente Barack Obama, no ha sido ratificado por el Congreso de Estados Unidos, donde ha encontrado una fuerte oposición de parte de los legisladores republicanos.
El TPP, impulsado principalmente por EEUU y su presidente Obama, quiere contrarrestar la primacía de la economía china en la región, reduciendo aranceles y aplicando nueva normas comunes entre las 12 economías firmantes. Se crea así un área de libre comercio. Estos son los países integrantes del TPP: EEUU, Japón, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Trump dijo que había solicitado al equipo responsable por la transición de poder que "desarrolle una lista de acciones ejecutivas que podré tomar el primer día (de gobierno) para restablecer las leyes y recuperar nuestros trabajos. Ya era hora".

Entre las medidas que pretende adoptar ya en el primer día de su gobierno se incluye una directiva al departamento de Trabajo para que investigue los "abusos de los programas de visa, que recortan los empleos para los estadounidenses".

Esta investigación había sido una de sus promesas de campaña, cuando también se había comprometido a aplicar mano dura contra la inmigración, incluyendo la expulsión de los millones de inmigrantes en situación irregular en el país.

El paquete de medidas para aplicar desde el primer día de gobierno incluye un llamado a adoptar un plan de protección de la infraestructura estadounidense "contra ciberataques y toda otra forma de ataques".

Como parte de su promesa de "drenar el pantano" que para él representa Washington, adelantó que impondrá una veda de cinco años a ex funcionarios oficiales antes que puedan actuar como lobistas.

Sin ofrecer mayores detalles, Trump apenas añadió que "nuestro equipo de transición está actuando muy eficazmente, sin sobresaltos". (AFP)