viernes, 11 de noviembre de 2016

13:56:00
MÉXICO, 11 de octubre.- El cantante Pablo Montero se fue con todo contra el periodista Miguel Ángel Pérez Merchant y en venganza por la publicación de un video poco favorable a su imagen interpuso una denuncia en su contra por supuesta extorsión, luego de que en el mes de abril se publicara en la página de Internet de la Agencia Kadri, de donde él era jefe de información hasta el pasado mes de octubre, un video en el que se observa a Montero en un motel de la Ciudad de México, supuestamente con siete mujeres que entraban y salían de su habitación. 


Pérez Merchant narró al Diario Basta! su versión de los hechos:

“Cuando yo dirigía la Agencia Kadri, donde ya no estoy, sacamos la nota de Pablo Montero con siete mujeres y se armó una polémica, que si era reciente o no, y era de seis meses atrás. Pero lo importante aquí es que Pablo y yo teníamos una amistad de años, probada con fotografías que en su momento daré como prueba, en las que él me invita a su casa. Yo era su amigo y como cualquier reportero y trabajando en una agencia de información, me atreví a ser el intermediario para pedir su derecho de réplica, antes de que saliera la nota. Primero él dijo que ya era viejo, pero le pedí su reacción. Sin embargo, hubo una negociación en la que él trató de dar notas en la playa con sus hijas o algunas exclusivas (a cambio del video); sin embargo, el dueño de la agencia no lo quiso”. 

Miguel Ángel asegura que el cantante le pidió su ayuda con el fin evitar el escándalo. “Pablo estaba preocupado y me pidió que le ayudara y que le dijera al dueño de la agencia que le compraba el video. Obviamente no se llegó a nada y cuando salió la nota, Pablo me habló de madrugada borracho y me amenazó y me dijo que se las iba a pagar. Cinco semanas después recibí un citatorio en calidad de testigo de la Procuraduría de la Ciudad de México, en la Fiscalía de Extorsión y Secuestro, porque él me armó una acusación legal de extorsión”. 

Afirmó que el agredido en este momento es él y no el cantante, quien cuenta con un historial de violencia hacia la prensa. 

“En mi declaración negaré todas las acusaciones, porque soy un periodista agredido, intimidado y no soy el primero que es agredido por él. Pero yo lo convoco a que se apegue a la verdad. Soy un periodista con 25 años de carrera y esto es un atentado contra la libertad de expresión. Si no le ponemos un alto a él y a los que se han pasado con nosotros, seguirán intimidándonos”. (Con información de Alma Larios / Diario Basta!)