viernes, 11 de noviembre de 2016

16:00:00
MÉXICO, 11 de septiembre.- De acuerdo con el estudio El problema de la Diabetes Mellitus-T2 entre maya-hablantes de las tierras bajas. Algunas cuestiones de política pública realizado por el doctor Sergio Lerin, investigador del Centro de Investigaciones[1] y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), reveló que entre la población indígena mexicana la de los maya hablantes es la que refleja un alza en la detección y mortalidad de la diabetes mellitus tipo 2 (DM-T2).

Imagen: Megustaestarbien.com

La investigación indica que, “aun cuando la relación entre diabetes y población indígena no es posible especificarla por falta de un indicador étnico, en Quintana Roo la diabetes ocupa el segundo lugar en causas de muerte con una tasa de 35.7, mientras en Campeche, con una elevada población maya hablante, esa enfermedad ocupa el segundo lugar con una tasa de 59.5”, explica el especialista. 

Refiere que, en Yucatán, el Estado que cuenta con el mayor número de maya hablantes, la letalidad por diabetes aumenta año con año, “al ocupar el tercer lugar de muertes con una tasa de 58.3, datos alarmantes ante la tasa nacional de 70.9”, precisa Lerin.

En el caso de Yucatán, el incremento de la diabetes, sus complicaciones y su letalidad va en aumento en zonas rurales, siendo las mujeres las que más mueren por causas asociadas a la diabetes que los hombres; en lo rural 142 mujeres vs. 76 hombres en el 2000, y 251 mujeres vs. 134 hombres en el 2007.

El estilo de vida, la dieta diaria y una falta de prevención oportuna de la enfermedad propician su aparición en estados como Campeche, Quintana Roo y Yucatán. “Dentro de todos los grupos indígenas de México, los maya hablantes son los que presentan un incremento de la diabetes mellitus. Además, Yucatán es un caso particular por tener el primer lugar en obesidad del país”.

Problemática

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, a conmemorarse el 14 de noviembre, el doctor Lerin señala que parte del problema está en la poca comunicación intercultural entre los servicios médicos y las comunidades mayas; la falta de materiales en maya que puedan leer los pacientes, especialistas que no hablan la lengua y una poca adaptación cultural acerca de la enfermedad, sus cuidados y precauciones.

“No existen muchos estudios acerca de la presencia de la diabetes en comunidades indígenas. Esta situación refleja una exclusión sanitaria, donde las estrategias están dirigidas a las zonas urbanas y no se adaptan a las comunidades con características culturales específicas”, alerta el investigador de CIESAS.

Según el experto, las estrategias de atención de carácter universal, como los Grupos de Ayuda Mutua (GAM), ya establecidos en las zonas mayas, sirven como apoyo entre los pacientes diabéticos para paliar las consecuencias físicas y emocionales de la diabetes, como las amputaciones y la depresión. Sin embargo, “resultan deficientes sin un programa integral que incluya tecnología de punta, especialistas maya hablantes y técnicas de cuidado al paciente diabético”.

Recomendaciones de salud pública

La implementación de Grupos de Ayuda Mutua con un contexto intercultural, donde el paciente sea el protagonista en un entorno constituido por unidades dotadas de técnicas y tecnologías aptas para la atención del diabético, así como personal capacitado para adaptarse al contexto cultural del paciente son parte de las recomendaciones que el doctor Lerin propone para cuestionar y mejorar las políticas públicas en materia de salud hacia las comunidades indígenas del país.

Además, sugiere “instrumentar políticas públicas que desalienten el consumo, oferta y demanda de bebidas azucaradas y comida chatarra en las comunidades rurales, en las escuelas y en los medios de comunicación”. (Boletín)