martes, 1 de noviembre de 2016

08:07:00
José Repetto

Militantes y operadores de partidos políticos, entre quienes se encuentra un abogado por demás cuestionable, acudieron ante la Fiscalía General del Estado (FGE) a declarar una serie de falsedades contra un servidor con la dolosa intención de causarme un daño en mi vida laboral y personal a través de un golpe mediático.


Libertad de Expresión Yucatán ha dado a conocer información sobre la vida interna de Morena, el PRD, el PRI y otros institutos políticos, lo cual ha incomodado a sus dirigencias y ciertos militantes y, el día de ayer, resultó en un ataque personal por demás falso contra un servidor para buscar restringir el ejercicio de la libre expresión.

Cualquiera puede ir ante una autoridad y decir lo que sea, y ésta por ley está obligada a tomar nuestra denuncia. En qué finaliza ésta ya es un asunto completamente distinto. Es necesario ver el peso de lo que se alega y si esto tiene el más mínimo sustento en la realidad, si es verdad, o simplemente una calumnia para vengarse de alguien o para coartar la libertad de expresión.

Los denunciantes están siendo azuzados por el abogado Winston Javier Tamayo Escalante, quien es militante de Morena y salió peleado del PRD, y la profesora Alejandra Vales Molas de Tamayo. El primero administra varios grupos en Facebook, los cuales utiliza para compartir y promover información falsa con el fin de hacer propaganda a su partido político y a Andrés Manuel López Obrador, hecho que fue evidenciado por un servidor en meses pasados, por lo cual ahora usa su despacho, no se sabe con qué financiamento, para desquitarse.

El primer quejoso es José Manuel Lueje Bueno, quien miente tanto públicamente como ante las autoridades, lo cual es delito, al decirse acosado por mi persona.

Durante las elecciones intermedias de 2015, el mencionado contendió como candidato a diputado local por el Partido Humanista (PH), campaña para la cual tuvo un presupuesto de $90 mil, obteniendo al final apenas 200 votos. Posterior al proceso, reanudó su trabajo en asociaciones civiles, las cuales usó para fines personales, a fin de apuntalar (sin éxito) su figura política.

Lueje, cuyo partido se entregó al candidato del PRI a la alcaldía de Mérida, Nerio Torres Arcila, ha participado en ruedas de prensa y otras actividades de carácter público, por ello el cuestionar su labor en las agrupaciones de las que forma parte es perfectamente válido y legítimo.

En sus inicios, a muchas figuras públicas partidistas que están haciendo sus pininos les duele ser cuestionadas y criticadas en los medios impresos, radiofónicos, televisivos y electrónicos, pero es algo a lo que tienen que acostumbrarse. Si la respuesta de una figura pública a los cuestionamientos insistentes, a la crítica, es interponer denuncias frívolas y en un remoto caso éstas procedieran ¿dónde queda la libertad de expresión?

El ex candidato del Partido Humanista miente una, dos, tres y más veces, pues asegura que acosé a su familia. Lo invito a mostrar un mensaje de cualquier red social o aplicación o cualquier registro de una llamada dirigida a su padre, madre, abuelos, hermanos, tíos, primos, etc. No podrá porque no hay.

A pesar de que negó en su momento buscar "un hueso", Lueje ahora dice ser empleado del Gobierno del Estado, aunque no aclara que de Campeche, entidad actualmente gobernada por el PRI.

La segunda denunciante es la psicóloga Deyanira Trinidad Álvarez Villajuana alias "Doctora Mariposa", quien hiciera campaña por la candidata del PRI a la alcaldía de Mérida, Angélica Araujo Lara, en 2012 y también fuera aspirante a diputada del PT. La mencionada alega falsamente haber sido amenazada vía mensajes de texto y es conocida por interponer denuncias frívolas y por intentar reiteradamente refundir en el Hospital Psiquiátrico "Yucatán" a su papá.

La denuncia de Álvarez Villajuana también es una mentira, pues, tal como publiqué en su momento, únicamente contacté con ella por una emergencia que involucraba, por desgracia, a nuestras familias. Conservo dicha conversación, copia idéntica a la suya, y jamás hubo tal amenaza.

Deyanira subió el ticket de su querella hace casi dos meses. También hace constantes referencias a dar seguimiento a "sus denuncias", comparte fotos con policías y políticos y etiqueta a personal de la Fiscalía, con claros fines intimidatorios.

La mencionada admite que fue contactada por Tamayo y Vales, quienes la azuzaron para proceder de nueva cuenta en mi contra.

El fin de estas denuncias falsas no es que se aplique el castigo que contempla la ley, el cual podría librarse pagando una fianza si todo lo que se necesita para sentenciar a alguien es la versión por demás falsa de operadores partidistas, quienes actúan en represalia porque se tocaron sus intereses. Tampoco es limpiar el supuesto buen nombre de los denunciantes, pues todo lo que se ha dicho sobre ellos es verdad.

El objetivo, a todas luces, es ventilar estas denuncias para perjudicar a Libertad de Expresión Yucatán y minar la credibilidad que ha construido a lo largo de casi 3 años y medio de labor crítica e independiente, pues al informar sobre lo que sucede dentro de los partidos pisamos ciertos callos. Hemos sido blanco incluso de amenazas de muerte por parte de Renán Valencia Ruiz, ex colaborador del Partido Encuentro Social (PES), quien fuera despedido de Movimiento Ciudadano y que es afín a la causa en nuestra contra. La meta de estas personas es atacar nuestro oficio y nuestro medio para ganarnos la vida a través de nuestro trabajo, intentar restringir nuestra labor y silenciar nuestra libertad de expresión.

Al personal de la Fiscalía General del Estado únicamente le pido estar muy pendientes de cualquier ofrecimiento indebido que estas personas o sus partidos puedan realizar para "agilizar" las denuncias o influir indebidamente en ustedes.

No descarto que un objetivo adicional sea la extorsión, el bajarme dinero, ya sea por parte de este abogado, su socia, los denunciantes o bien otra persona o personas que no han figurado públicamente. Aunque por el momento no han establecido contacto para "negociar" o "llegar a un acuerdo amistoso".

Pero su linchamiento y mensaje de odio fracasará, pues las referidas denuncias no son solamente frívolas, ridículas y ociosas, sino perversas y dolosas, y Libertad de Expresión Yucatán permanecerá firme, inquebrantable y desafiante ante cualquier ataque en su contra. Seguiremos trabajando, pues estas injurias son señal inequívoca de nuestro éxito.

No aceptaremos ningún tipo de presión en nuestras publicaciones ni dejaremos que operadores de partidos restrinjan nuestra labor con denuncias falsas para intentar intimidarnos ¡No nos callarán!