jueves, 17 de noviembre de 2016

11:45:00
BERLÍN, Alemania, 17 de noviembre de 2016.- La canciller de Alemania, Angela Merkel, se comprometió este jueves ante el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, a aumentar el gasto en defensa y afirmó que su Gobierno había “entendido” los mensajes de Washington en esa dirección. “Alemania ha entendido ese mensaje y ha empezado a reaccionar”, aseguró la canciller, tras su reunión con Obama, para destacar a continuación que ese era el compromiso compartido por Alemania y restantes países europeos.

Obama, por su parte, recordó como la OTAN había sido un pilar de la seguridad transatlántica durante siete décadas. “La cooperación con nuestros socios europeos en la OTAN ha sido un pilar de nuestra seguridad durante siete décadas”, dijo Obama. Ambos subrayaron que esa cooperación está dictada en parte por intereses pero también y ante todo por valores comunes entre los que se destaca la defensa de la democracia.

El presidente de EE. UU., Barack Obama, aseguró, en su comparecencia junto a la canciller en Berlín, que Rusia ha participado en ciberataques, informa Reuters.

Obama realiza su última visita a Berlín como presidente de Estados Unidos y aseguró que sigue manteniendo la misma fe en los valores occidentales que tenía durante su primera visita, cuando todavía no era presidente. “Recuerdo mi primera visita hace ocho años. Todavía no era presidente y todavía no tenía el pelo gris pero sigo teniendo la misma fe que entonces en los valores occidentales”, dijo.

Obama tratará de calmar la preocupación de las autoridades alemanas, que por ahora no saben a qué atenerse con el próximo líder estadounidense. En el Gobierno de Merkel son incapaces de discernir cuáles de sus proclamas electorales impulsará Trump como presidente, y cuáles dejará atrás en nombre del pragmatismo. Obama ya ha tratado en los últimos días de rebajar la preocupación asegurando que Trump es un pragmático, no un ideólogo. “La democracia americana es más grande que una sola persona”, dijo el miércoles en Atenas.

La sombra de Trump

Las relaciones comerciales y el congelado acuerdo de libre comercio entre EE.UU. y la Unión Europea (TTIP por sus siglas en inglés) también serán objeto de un encuentro en el que, destacó el Gobierno, se pondrán en valor los esfuerzos realizados para reforzar las relaciones transatlánticas.

Se trata de la sexta visita de Obama como presidente a Berlín, donde llegó el miércoles procedente de Atenas. Ya ese día compartió una cena privada con Merkel en el hotel en el que se aloja, junto a la Puerta de Brandeburgo, y hoy almorzó en la embajada estadounidense.

La sombra del presidente electo de EEUU, Donald Trump, planea sobre su viaje y el semanario “Wirtschaftwoche” de este miércoles adelantó extractos de un artículo que ha firmado junto a Merkel en el que defienden la importancia del TTIP y la lucha conjunta contra el cambio climático, dos asuntos clave cuestionados por el republicano.

Cena de despedida

Tras la reunión bilateral y después de comparecer ante los medios de comunicación, Merkel y Obama volverán a cenar juntos, esta vez en la cancillería y junto a representantes destacados del mundo de la cultura, el deporte, la ciencia y la política.

Entre los invitados figuran, según avanzó el popular diario “Bild”, el director de orquesta argentino-israelí Daniel Barenboim, el director del Museo Judío de Berlín, Michael Blumenthal, el seleccionador de fútbol de Estados Unidos, el alemán Jürgen Klinsmann, y los astronautas Thomas Reiter y Alexander Gerst.

Mañana se unirán a ellos el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, así como los primeros ministros de Italia, Matteo Renzi, y Reino Unido, Theresa May, y el presidente francés, François Hollande.

Concluida esa cumbre, Obama dejará Berlín y Merkel ha invitado a almorzar a Rajoy, en su primer encuentro desde la investidura del presidente del Gobierno español. 

Como anticipo de este maratón de reuniones, Obama ha concedido una entrevista al canal público alemán ARD y a la revista Der Spiegel. En ella ha repetido las ya habituales alabanzas a Merkel. Y también trató de buscar posibles puntos de acuerdo con el hombre que le sustituirá en la Casa Blanca, como por ejemplo en la reforma que plantea del programa de salud estrella de su mandato, el llamado Obamacare. "Trump dice que quiere mejorar el sistema sanitario. Si él puede asegurar al mismo número de personas aseguradas, y hacerlo mejor que yo, contará con mi apoyo", aseguró. (EFE)