lunes, 21 de noviembre de 2016

21:12:00
CAMPECHE, 21 de noviembre de 2016.- “¡No!”, aseguró tajante, elusiva, Margarita Zavala, la esposa del expresidente Felipe Calderón, cuestionada sobre las presuntas propiedades o participación de ella o su esposo en el Campeche Country Club, el exclusivo proyecto inmobiliario de la familia Mouriño que recientemente fue involucrado en la averiguación que se le sigue al exgobernador veracruzano Javier Duarte.

En atropellada entrevista que, incómoda por los cuestionamientos, terminó cortando, Margarita Zavala dijo al respecto: “Mire, la familia Mouriño es una familia que es amiga, que le apostó también a nuestro país y a la que me une un sentido de amistad...”

“¡Vamos a tomar fotos, gracias!”, se excusó con nerviosismo para retratarse con la tropa panista del bando mouriñista que acudió a su encuentro en el salón Estelar, donde les dio a conocer su plataforma política Yo con México. Llamó la atención la ausencia en el evento de Felipe Calderón y de la familia Mouriño, con la que la pareja se placeó el fin de semana.

El ex presidente Felipe Calderón y su esposa, Margarita Zavala, en foto del Instagram de Giselle Mouriño.

–Se especula que tienen... –se le insistió.

–No, no, no… –soltó al tiempo que uno de sus asistentes, quien se interpuso entre los reporteros que cuestionaban a Margarita Zavala, se aprestó a responder por ella: “¡No, no tienen!”. El excandidato a gobernador por el PAN; Juan Carlos del Río González, uno de los organizadores visibles del evento, coreó al mismo tiempo: “¡No tienen!”.

–Señora, se especula que ustedes también tienen tierras en el Country Club –se le replicó a lo lejos.

–Huy lo que no se ha dicho, pero la transparencia ha sido parte de lo nuestro; como habrán visto, hay hasta declaraciones patrimoniales públicas en funciones de gobierno –eludió Zavala Gómez del Campo mientras posaba para una foto.

–¿Tienen?” –se insistió.

–¡No!” –cortó molesta.

Antes, al principio de la entrevista, Margarita Zavala aseguró que ese evento no era un acto proselitista.

“Para empezar, no es un asunto más que de redes, de estructura; desde luego cuento con todo el apoyo de toda mi familia, pero no hay campaña formal ni informal, respeto el proceso electoral, justificó. Más bien, prosiguió, “es un trabajo que se está haciendo en razón de la necesidad de nuestro país”, dijo en un intento por aclarar que no estaba en precampaña.

Ineludible el tema de su nexo y los apoyos que recibe de la familia del extinto Juan Camilo Mouriño, el colaborador predilecto de Calderón Hinojosa que falleció el 4 de noviembre de hace poco más de ocho años en un accidente aéreo cuando se desempeñaba como secretario de Gobernación, y quien en vida fue acusado de valerse de sus cargos para favorecer sus negocios familiares, Margarita Zavala esquivó:

“Son amigos nuestros, que obviamente nos unió también la tragedia; siempre para mí es una familia a la que quiero, siempre me genera una atención especial cuando nos invitan a pasar un tiempo con ellos, lo agradezco mucho y, en términos humanos, pues muchísimo más”.

–Se les ha involucrado en la investigación que la PGR sigue al exgobernador Duarte –se señaló a Zavala y, sin dejar al reportero terminar de formular su pregunta, atajó la aspirante a la candidatura presidencial en 2018:

–El tema con Duarte no es exactamente eso, sino lo corrupto que fue, el estado que está entregando, los millones que se desviaron, y su ausencia de nuestro país apoyado precisamente por estructuras políticas de a de veras…

–Los Mouriño también han sido acusados de haberse apropiado de manera fraudulenta de los terrenos donde está el Country Club –se le inquirió, pero Margarita Zavala esquivó el cuestionamiento de esta manera:

“Estoy segura que alcanzaré la candidatura de Acción Nacional; estoy segura, convencida de que la Presidencia es por supuesto un lugar donde la vida me preparó para ese momento, conozco a nuestro país, conozco sus familias, su manera de actuar, sus tradiciones, el espíritu con que trabaja todos los días, su sentido de trascendencia, estoy convencida de que seré presidenta”, respondió.

–Señora, ¿seis años más de una misma familia en la Presidencia?

–No es un asunto de ello, sino al contrario, es un asunto de carreras individuales, de lo que necesita el país más allá de esas cosas. En lo particular, hay una fortaleza que se tiene cuando hay alguien que conoce tanto al país, y en ese sentido también es mi fortaleza, pero las decisiones de gobierno, las responsabilidades de gobierno serán absolutamente mías. Y lamento mucho que estamos viviendo en un país donde no hay responsabilidades de decisiones de gobierno. ¡Muchas gracias!

Antes, en el acto que encabezó, la también hermana del empresario Diego Hildebrando Zavala Gómez del Campo, quien amasó enorme fortuna mediante negocios con el gobierno federal en los sexenios panistas, se pronunció en contra de la corrupción.

Margarita dijo que ella se inició en la política en un partido político “valiente frente a la corrupción, lo vi reclamar honestidad, de libertades, donde nadie nos imponía qué hacer ni qué decir, precisamente nos pedía actuar en libertad a favor de nuestra comunidad, ese partido en el que me formé, el que cree en la familia, en la libertad, en el progreso”.

“Y sé muy bien que en el país hay hombres y mujeres valientes y, saben qué, es lo que más necesita nuestro país, gente valiente que diga lo que crea, que diga claramente cuáles son sus sueños, que no se deje y actué en bienestar de los demás”, acotó.

Luego aseguró que la red ciudadana que encabeza “está llena de gente valiente, somos muchísimos más de lo que ustedes creen, porque podemos cambiar, porque muchas veces, porque en muchas ocasiones me dijeron que no podía lograrse nada, que yo no era dueña de la autoridad, ni de los recursos ni del poder, y se los dijeron a ustedes también, pero se ganaron municipios en muchas partes del país y se ganó la Presidencia también”.

Por último, Margarita Zavala pidió a los asistentes “cambiar indignación en acción, pues nuestro país requiere de valentía y de trabajo, trabajo generoso, fuerte, de creer más en nosotros mismos.

“No les pido que crean en mí, sino que confíen en ustedes y en lo que Campeche puede hacer, lo he visto remar contracorriente y aun así cambiar las cosas. Ese es el México que podemos, que debemos hacer, un México que mire para adelante, un Campeche que se crezca”, insistió.

“No hay que esperar, vamos a salir a hacer todo lo que podemos hacer. Ya dimos el primer paso y nadie nos va a detener”, retó.

Zavala y Calderón llegaron el pasado fin de semana. Él en viernes y ella el sábado 19. Ambos fueron recibidos por el empresario Carlos Mouriño Atanes, dueño del equipo de futbol Celta de Vigo, y María de los Ángeles Terrazo Blanco, padres de Juan Camilo, con quienes recorrieron el Country Club y navegaron en el yate El Delfín, de bandera estadunidense y propiedad de los anfitriones, quienes en esta ocasión se esmeraron en hacer notar la presencia de sus invitados. (Rosa Santana / Proceso)