lunes, 7 de noviembre de 2016

15:26:00
WASHINGTON, 7 de noviembre de 2016.- Christopher Cadenbach se reunió con su madre, Diane, y sus dos hijos, Ethan, de 5 años, y Owen, de 4 años, para lo que la policía llamó un "día agradable en el parque" en el condado de St. Louis, Missouri, el sábado por la tarde.

El hijo mayor estaba en el jardín de infantes en West Elementary, en Washington, Missouri. El menor estaba en preescolar.

La esposa separada de Cadenbach, madre de los niños, Elisa Sartorius-Cadenbach, le dijo al St. Louis Post-Dispatch que Christopher siempre fue "un individuo atento, amoroso y extrovertido con estos niños".

Eso cambió el sábado de la manera más horrible.

Sartorius-Cadenbach había acusado a su marido de abuso doméstico después de que le dijera que quería el divorcio. Dijo que la hirió dos veces en los últimos nueve días y envió una fotografía de su cara magullada a un amigo, quien la envió a la policía.

 Christopher Cadenbach con Ethan y Owen.

En respuesta, los oficiales fueron a buscar a Cadenbach el sábado, mientras él estaba en el parque, informó el Post-Dispatch.

Parecía estar al tanto de la búsqueda.

Le dijo a su madre que "no iba a ser llevado vivo" y planeaba provocar a la policía para que lo matara, dijeron funcionarios del Condado de St. Louis a KMOV-TV. A eso de las 6:30 p.m., se subió a su Ford Focus con sus hijos y aceleró, dejando atrás a su mamá.

La señora llamó a la policía, que emitió una Alerta Amber.

Después de casi una hora, un empleado del condado de St. Louis vio el coche en Cliff Cave Park, junto al río Mississippi, justo antes de las 8 pm. Llamó refuerzos y un helicóptero de la policía del condado se acercó a la escena. Desde el aire, vieron a un hombre caminar hacia el coche.

De inmediato oyeron los disparos.

"Él estaba disparándole a sus hijos", dijo el jefe adjunto del condado de St. Louis, Ken Cox, al Post-Dispatch.

Cadenbach, de 43 años, mató a Ethan y Owen, hubo una balacera con la policía pero no lo mataron, él se suicidó.

"Es desgarrador", declaró Chuck Cathers, un vecino, a KMOV. "Eso es todo lo que puedo decir. Es desgarrador.

"Este es un barrio tranquilo. Bajamos aquí al parque todo el tiempo. Estuvimos aquí hace un par de semanas para una fiesta de bienvenida para nuestra hija ", dijo.

Al día siguiente del asesinato-suicidio, las cestas de caramelos anaranjado brillante de los niños descansaban sobre un banco de madera frente a su casa. Sus guantes de béisbol estaban asentados junto a ellos, apoyados en el gran guante de su padre.

"No creo que nadie pensara que sería capaz de esto", dijo Sartorius-Cadenbach al Post-Dispatch.

Dijo que lo hizo como un acto de venganza.

"Creo que supo que estaba enfrentando mucho tiempo de cárcel", dijo. "Y lo hizo para herirme, y supongo que como venganza contra mí por presentar cargos contra él. Estaba tratando de herirme lo más posible".

Ella dijo que mientras Cadenbach era a menudo "el alma de la fiesta", en casa era una persona diferente.

"Todo el mundo lo amaba", le dijo al periódico. "Ellos pensaban que era el hombre más fabuloso en la faz de la tierra."

Pero en privado, afirmó, poco a poco se fue obsesionando con teorías de la conspiración sobre los francmasones y los Illuminati y llenándose de rabia. A medida que pasaba el tiempo, su ira crecía.

Algunos lo notaron, como Rick Marquart, quien dirige Marquart's Landing, donde Cadenbach celebraba una trivia night con regularidad.

"Podía sentir cólera cuando alguien le preguntaba algo", aseveró Marquart. "Sentía un pequeño sarcasmo. Pero nunca me imaginé que hiciera algo así.

"Duramos así nueve años, pero fue empeorando", narró Sartorius-Cadenbach. "Nuestro nivel de estrés se elevó después de que tuvimos Ethan y Owen; nuestra vida en casa fue definitivamente más estresante con dos niños pequeños, lo que llevó a más pleitos".

Una de sus peleas recurrentes se centraba en el hecho de que ella, como enfermera, era el sostén de la familia. Aparte de su noche de trivia, Cadenbach sólo tenía como hobby, la fotografía, con la que ganaba poco dinero.

Sartorius-Cadenbach continuó: "Siempre estaban nerviosa. Si él estaba de buen humor, el resto de la familia estaba de buen humor. Pero si estaba enfadado, se reflejaba en mí y los niños".

Otros, en su mayoría, tenían buenas impresiones de Cadenbach.

"Estaba con sus hijos todo el tiempo", dijo John Rothermel, un vecino, al Post-Dispatch. "Solía ​​enseñarles cómo hacer proyectos de carpintería. Parece que era bueno con sus hijos".

La parte más desgarradora, dijo Sartorius-Cadenbach, era cuánto querían los niños a su padre.

"Es muy triste", dijo. -Porque amaban a su papá.(Travis M.-Andrews / The Washington Post)