sábado, 5 de noviembre de 2016

12:45:00
SEÚL, Corea del Sur, 5 de noviembre de 2016.- Miles de personas protestaron en el centro de Seúl, en una de las mayores manifestaciones en años, para pedir que la presidenta Park Geun-hye renuncie por un caso de tráfico de influencias.

Unas 43,000 personas marcharon con velas, según los cálculos de la policía. Los organizadores dijeron que se reunieron unas 100,000.

Park Geun-hye ha sido golpeada por un escándalo que involucra a un amigo, a quien se acusa de usar su cercanía con la presidenta para inmiscuirse en asuntos de Estado. Park ha prometido cooperar con los fiscales en la investigación.

Los coreanos están molestos con las revelaciones y algunos sienten que Park, la más reciente líder en verse envuelta en un escándalo que involucra a su familia o a amigos, ha traicionado la confianza pública y gestionado mal el Gobierno.

En lo que fue la manifestación antigubernamental más grande en la capital en casi un año, los manifestantes usaron palabras contra la presidenta (recuadro) como "traidora" y "criminal" para exigir que dimita. (AP)

La aprobación de la presidenta cayó a un 5 por ciento, el total más bajo para un mandatario coreano desde que comenzaron los sondeos en 1988, según una encuesta de Gallup de reciente publicación.

Park ha despedido a varios de sus colaboradores por la crisis y uno de ellos, Jeong Ho-seong, fue arrestado el jueves pasado por sospecha de filtrar información privilegiada, dijo un funcionario de la fiscalía a Reuters.

Ningún presidente surcoreano no ha podido terminar su mandato de cinco años, pero Park se está enfrentando a una gran presión pública y política para que deje el cargo.

"Si bien sólo somos estudiantes, sentimos que no podemos soportar más esta sociedad irracional, así que estamos participando con amigos afines en esta protesta", dijo Byun Woo-hyuk, un escolar de 18 años que llevaba un cartel pidiendo la renuncia de Park. (Reuters)