lunes, 7 de noviembre de 2016

14:37:00
WASHINGTON D.C., 7 de noviembre de 2016.- Un modelo matemático de proyección elaborado por la red de televisión NBC señala que Clinton ya tendría asegurados por lo menos 274 votos en el colegio electoral, cuatro más de los necesarios para sellar su victoria. El Washington Post afirma que ya tiene 275 votos electorales. Por otro lado, el sitio web especializado FiveThirtyEight atribuye a Clinton 67,9% de probabilidades de ganar la elección, contra 32,1% para Trump. 

(Washington Post)
La demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump se enfrentan este lunes al último esfuerzo para mantener vivas sus aspiraciones de llegar a la Casa Blanca, en la última página de una campaña electoral histórica en Estados Unidos.

Después de algo más de un año de marchas y contramarchas, dramas inesperados y una serie sin precedentes de escándalos de todo tipo, para la ex secretaria de Estado y el polémico millonario llegó el momento de poner todas las cartas sobre la mesa. Al iniciar el último día de campaña, Clinton se comprometió a trabajar por la unión nacional, en caso de que llegue a la Casa Blanca.

"Tengo mucho trabajo para unificar el país. Quiero ser la presidenta para todos, para personas que votaron por mí y personas que han votado contra mí", dijo a la prensa.

Por su parte, en un acto público en Sarasota, Florida, Trump dijo que su victoria en la elección del martes representaría un golpe letal a lo que llamó el "establishment corrupto de Washington".

"Clinton está protegida por un sistema totalmente tramposo. Y ahora los estadounidenses harán justicia en las urnas", expresó, para añadir que quería que "el establishment corrupto de Washington escuche: si ganamos, vamos a drenar ese pantano". "¡Drenen el pantano, drenen el pantano!", gritaba la multitud.

Un 'maratón' de mítines en estados decisivos

El republicano, de 70 años tiene en la agenda de este lunes cinco mítines en cinco estados. Trump recorrió en las últimas horas unos 4.800 km con mítines en Denver, Sioux City, Minneapolis, Sterling Heights, Pittsburgh y Leesburg, antes de viajar al estado clave de Florida.

De los estados que albergan esas ciudades -Colorado, Iowa, Minnesota, Michigan, Pensilvania y Virginia-, sólo Iowa se inclina por el Partido Republicano, una señal de que Trump intenta conquistar en el último suspiro territorios demócratas para dar la sorpresa. Minnesota, por ejemplo, no ha sido republicano desde 1972.

La parte central de su mensaje populista en los actos del domingo fue el mismo: ahora o nunca, ha llegado el momento de que Estados Unidos rechace al establishment "corrupto".

Clinton "está con ellos. Yo estoy con ustedes", dijo el magnate en un hangar de Minneapolis repleto de simpatizantes.

Mientras, la ex secretaria de Estado, de 69 años, tiene previsto un cierre de campaña por todo lo alto, con paradas hasta la medianoche en Pensilvania, Michigan y Carolina del Norte. De ellos, el más importante puede ser el de Pensilvania, que aporta 20 electores y, aunque ha votado por los demócratas en las últimas seis elecciones presidenciales, Donald Trump ha logrado aglutinar aquí el voto rural y de las zonas siderúrgicas y mineras del oeste, lo que le ha permitido acercar las posibilidades de una victoria.

No es casualidad que Clinton haya escogido Filadelfia, la mayor ciudad del estado como escenario de su gran cierre de campaña, en el que estará acompañada por el mandatario Barack Obamay la extraordinariamente popular primera dama Michelle, así como con su marido, el ex presidente Bill Clinton .

Este lunes, el promedio de los sondeos atribuye a Clinton una ventaja de aproximadamente 2,7 puntos porcentuales en la carrera electoral, aunque la dinámica de los últimos 10 días de campaña había sido favorable a Trump. En un sondeo realizado por la cadena CBS y divulgado este lunes, la ventaja de Clinton es de cuatro puntos (45% a 41%).(El Mundo / Washington Post)