lunes, 21 de noviembre de 2016

21:30:00
CIUDAD DE MÉXICO, 21 de noviembre de 2016.- Magal Security Systems, una empresa israelí y la más grande proveedora de tecnología para seguridad de perímetros del mundo, ve una oportunidad de negocios en la propuesta de Donald Trump de construir un muro entre México y Estados Unidos. Asegura que de construirse podría proveer sensores, cámaras y demás equipo de vanguardia para proteger la frontera.

“Si el señor Donald Trump construye una barda o un muro, creemos que nuestra tecnología será definitivamente un beneficio”, dijo Saar Koursh, director ejecutivo de la compañía, durante una conferencia de Seguridad Nacional en Tel Aviv.

“Sin entrar en [temas de] política, contamos con la tecnología en seguridad fronteriza más prestigiosa del mundo y probada en el campo de batalla”, resaltó.

Magal Security Systems es mejor conocida por haber participado en la polémica construcción de la barrera israelí de Cisjordania, misma que divide a Israel de Palestina y que se extiende sobre la denominada “Línea Verde”, ocupando una extensión de más de 700 kilómetros de longitud.

La división es conocida en el mundo árabe como el “Muro de la segregación racial”.

Enlace a la página de Magal.

Asimismo, la compañía prestó sus servicios para poner sensores de fibra óptica con sistemas de reconocimiento facial a lo largo de la frontera entre Israel y Egipto con la finalidad de detener el flujo de migrantes y de refugiados de África.

Durante su campaña presidencial, Donald Trump dijo que Israel es un ejemplo a seguir por su experiencia al momento de construir muros fronterizos, por lo que se estima que si el republicano cumple con su promesa de erigir su muro y elige a una compañía israelí para ello, lo más seguro es que sea Magal.

La empresa de tecnología de seguridad no sólo asegura que la demanda por sus productos va al alza, sino que de acuerdo con el diario Financial Times, los inversionistas han reconocido su actual crecimiento ya que sus acciones en el mercado han presentado una tasa de crecimiento de dos cifras.

Al respecto, Koursh mencionó que Magal se ha apoderado del 10 por ciento del mercado global de seguridad perimetral, un nicho que, según él, está valuado en cerca de 500 millones de dólares al año.

Para la compañía, Estados Unidos representa su mayor mercado y, entre sus clientes, cuenta al Departamento de Defensa, al Servicio Secreto y a los minoristas empeñados en acabar con delitos del fuero común. Además, Magal suministra con tecnología de videovigilancia al aeropuerto internacional de Munich, Alemania, y actualmente compite por un contrato para construir un muro en la frontera de Kenia con Somalia.

Asimismo, la rama estadounidense de Elbit Systems, el grupo de defensa más grande de Israel, ya está construyendo un sistema de control de fronteras de alta tecnología de 145 millones de dólares para el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos al sur del estado de Arizona.

“Estamos observando un aumento en la demanda, principalmente en Estados Unidos, y vemos más en los próximos meses [...]. Especialmente con el cambio de gobierno, creemos que más presupuestos serán destinados a la seguridad”, explicó Koursh.

Desde el anuncio de la victoria de Donald Trump en las elecciones del pasado 8 de noviembre, las acciones de Magal aumentaron su valor en un 20 por ciento, situación que para el Financial Times pone en relieve el crecimiento económico del mercado de las empresas de defensa y ciberseguridad de Israel -que son impulsadas por el Gobierno y el Ejército israelí-.

Tan sólo el año pasado, Israel reportó 5 mil 700 millones de dólares en exportaciones de la industria de defensa.

De acuerdo con el medio, Paul Friedberg, subdirector de Sibat, la agencia del Ministerio de Defensa encargada de promover las exportaciones de la industria de defensa israelí, refirió que “estamos muy centrados en el mercado internacional y en la promoción de tecnologías”. (SinEmbargo)