viernes, 11 de noviembre de 2016

15:51:00
MÉRIDA, Yucatán, 11 de noviembre.- A continuación se reproduce íntegramente el pronunciamiento del Consejo Contra la Discriminación de la Diversidad Sexual del Municipio de Mérida ante los crímenes de odio:


El marco legal vigente basado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece el irrestricto respeto a los derechos humanos de todas las personas sin distinción.  Es con base en este marco legal, jurídico y normativo que se integró el Consejo Municipal contra la Discriminación de la Diversidad Sexual de Mérida 2015-2018, organismo conformado por representantes de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, instituciones educativas, el Cabildo meridano y el gobierno municipal a través de diversas direcciones, y que tiene entre sus atribuciones planear, diseñar, organizar, dirigir, apoyar y evaluar en forma los programas y actividades implementados en materia de discriminación, inclusión y respeto a los derechos humanos.

Por lo anterior, y ante los diversos crímenes de odio  y muertes derivados de la discriminación hacia personas integrantes de la comunidad LGBTTTIQ (Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti, Transgénero, Transexual, Intersexual y Queer) que se han presentado en el municipio de Mérida, el Consejo Municipal contra la Discriminación de la Diversidad Sexual de Mérida emite el siguiente pronunciamiento:

Este Consejo considera fundamental la protección de los derechos humanos y la dignidad personal de las minorías por parte de las mayorías, y lamenta que la falta de respeto hacia dichos derechos y dignidad humana cobre vidas, cuando es un hecho que el respeto a los derechos humano  es un aspecto que fortalece a una sociedad respetuosa, incluyente, tolerante y diversa, y que asume las diferencias como parte de la riqueza de su tejido social.

Ofrecemos nuestras condolencias y solidaridad a las familias de las personas que han sido víctimas de crímenes de odio y a todas aquellas personas que han sufrido discriminación en sus diversas modalidades llegando incluso a la muerte, acciones propiciadas por los discursos de intolerancia que alimentan las conductas destructivas en ciertos sectores de la sociedad, lo que hace necesario volver al diálogo y al respeto irrestricto de los derechos humanos de todos y todas. 

Finalmente, hacemos un atento llamado a toda la sociedad a respetar las distintas formas de ser, de actuar y de pensar, pues las diferencias nos enriquecen y la inclusión y no discriminación nos engrandecen.