lunes, 17 de octubre de 2016

12:39:00
MADRID, España, 17 de octubre.- Raphaël Varane toreó como pudo el asunto incómodo del día, pero Zidane no quiso rehuir su responsabilidad y entró con fuerza. Las críticas del presidente de la República francesa François Hollande a Benzema y a otros jugadores de la selección francesa no han sentado nada bien al técnico madridista, que expresó su malestar por las confesiones que considera “desafortunadas”. “Me molesta, sí”, espetó el francés. (Hollande dijo que benzema no es un ejemplo de moralidad)

Zidane intentó ser tan contundente como políticamente correcto, y en ello le ayudó su bajo nivel de expresión en castellano. “Son desafortunadas las declaraciones de Hollande. Todas las críticas a los jugadores son molestas. Te pueden criticar pero no te pueden decir cosas que son raras. Hay que ver exactamente lo que dijo. Pero molesta, sí”, explicó el francés.

El discurso del entrenador blanco fue crítico pero comedido, siempre preocupado por mantener el respeto. “No tengo explicación para estas palabras. Cada uno puede opinar y un político también. Pero lo que dices de Karim, yo no comparto lo que dice él y algunos otros”, explicó.

Zidane se refirió a los extractos del libro en el que un periodista de Le Monde publica las confesiones del presidente de la República francesa. Una de las frases más contundentes es la que le dedica al delantero madridista: “Benzema no es un ejemplo de moralidad”.

Zizou, entrenador del Real Madrid.

También fue duro con la selección francesa en su conjunto. “En el equipo hay tíos que vienen de les cités (barrios conflictivos) sin referencias, sin valores y que se fueron a jugar al extranjero muy pronto”, criticó. Varane prefirió no darse por aludido y aseguró que hablaría con él en privado, algo que rehusó hacer Zidane, “él tiene mucho trabajo y yo también”, resolvió entre risas.

El técnico blanco elogió a los jugadores que, como Isco o Asensio, tienen menos minutos pero responden con un alto rendimiento, aunque confirmó que hay jugadores que van a jugar menos. Por último, fue amable con su rival de este martes, el Legia de Varsovia. “Jugamos la misma competición, así que estaremos al mismo nivel mientras no demostremos lo contrario. Tenemos que empezar el partido muy bien si no queremos sorpresas”, aseguró. (La Vanguardia)