martes, 18 de octubre de 2016

19:34:00
Eduardo Ibarra Aguirre / 19-X-16

A pesar de que cinco de cada 10 mexicanos (53 por ciento), se opone a que la jerarquía católica, apostólica y romana –que no es lo mismo que remona– fije posturas sobre la inseguridad y la corrupción; así como seis de cada 10 ciudadanos expresen desacuerdo para que los mandamases de la más antigua y vertical institución de la aldea para que opinen sobre temas económicos, el semanario capitalino Desde la Fe sentencia: “México está en llamas” por la inseguridad.

No importa aquí elucidar la certeza o no del juicio de la Arquidiócesis Primada de México, escrito por el director Hugo Valdemar, quien todos los fines de semana hace esfuerzos más políticos que periodísticos para llevarse la nota principal de los diarios capitalinos –llamados nacionales en tiempos de la aldea global y en la que cualquier hoja parroquial, porque sale cuando Dios quiere, puede circular allende las fronteras de México y cualquier otro país y continente, salvo las limitaciones impuestas por el idioma.

Al oficiar la misa dominical, el cardenal Norberto Rivera Carrera calificó los problemas de México como pecados, y reiteró que se explican por la "eterna lucha de las tinieblas por opacar la luz" del país. (Excélsior)

Respaldados en que sólo tres de cada 10 encuestados por Parametría (ver nota del 12 de octubre), el muy influyente grupo religioso y sobre todo político de Norberto Rivera –del que pronto el papa Francisco liberará a los católicos–, encuentra en el repunte de la inseguridad pública en la Ciudad de México y el país, ocasión para presionar a Enrique Peña Nieto por su iniciativa de ley para establecer el matrimonio igualitario y el derecho de adopción de niños por parejas del mismo sexo.

El también vocero de Rivera, el afamado Valdemar editorializó que “los delitos más frecuentes son robo y asalto en vía pública, extorsión y fraude, levantones y secuestros exprés contra pequeños empresarios; en las zonas marginadas del valle de México son los feminicidios”. Pero no contempla lo planteado por Miguel Ángel Mancera a La Jornada: “Con el nuevo sistema de justicia penal muchas personas (10 mil) salieron de las cárceles. Antes teníamos 25 ingresos y 10 egresos, y ahora es lo contrario, salen muchos más de los que ingresan” (17-IX-16).

Por lo visto importa más el golpe efectista a Peña –ahora que faltan dos años para que concluya su gobierno, pues antes lo aplaudieron hasta enrojecer las palmas de las manos–, que el análisis de las causas que generan el repunte delictivo. Y en el que en todo caso la jerarquía católica no puede hacerse a un lado, lavarse las manos, ya que el supuesto 82.9 por ciento de mexicanos católicos después de cinco siglos en que la religión fue impuesta a sangre y fuego por los conquistadores, no se refleja en los valores que guían las conductas de muchos mexicanos abocados a conquistar el “éxito” por encima de cualesquiera referencias éticas y morales. Eso que Rivera enuncia que “por la ausencia de sentimientos morales y la pérdida del sentido de Dios, se han incrementado los males sociales, entre los que están la discriminación racial, el comercio de las drogas, las ganancias económicas ilícitas y la irracional destrucción de la naturaleza”.

O como apunta la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, “el país se incendia también porque la Iglesia está contribuyendo con sus campañas de odio, de discriminación; ahí están los asesinatos de integrantes de la comunidad lésbico gay”.

Y qué decir de la criminal y esa sí “antinatural” pederastia que, según diversos testimonios ministeriales radicados en tribunales de Los Ángeles, California, el cardenal Rivera protegió a un depredador sexual. Protección que, todo indica, es harto frecuente en México por autoridades religiosas y también civiles.

Acuse de recibo

“Cómo no recordarlo, si fue en uno de mis viajes a la bella Sultana del Norte cuando pasó lo de las pintas y mítines. Recuerdo que andaba acompañando a los Pacheco en esa ocasión. Y cantábamos una tonada más o menos así: ‘Si (Lyndon B.) Johnson no tiene madre, si Johnson no tiene madre, si Johnson no tiene madre, es que la perdió en Vietnam”. Lo anterior recuerda Berta Adriana con motivo del texto Remembranza sobre marzo del 66 (14-X-16), por el medio siglo del ingreso de este redactor a la Juventud Comunista de México a los 16.5 años de edad… “La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), sede México, y El Colegio de México, invitan al seminario internacional Las democracias latinoamericanas luego del ‘boom’. Régimen político, modelos de acumulación e inserción internacional, que se llevará a cabo el 20 y 21 de octubre en las dos instituciones”… Una más: Flacso, “sede académica de México, invita a la conferencia magistral La desigualdad insostenible ¿hay un punto de inflexión? Evidencia empírica para América Latina, dictada por Lionello Punzo de la Universidad de Siena y la Universidad Federal de Río de Janeiro”. Jueves 20 a las 17:00 horas, en la Unidad de Seminarios II de Flacso. Carretera al Ajusco, 377, colonia Héroes de Padierna, delegación Tlalpan. Confirmar asistencia a: eventosespeciales@flacso.edu.mx (.)