domingo, 16 de octubre de 2016

12:42:00
ROMA, Italia, 16 de octubre.- La creciente demanda de alimentos ligada al aumento de la población mundial y los fenómenos debidos al cambio climático hacen necesario replantear los modelos agrícolas para adaptarlos a las realidades de hoy.

Tal es el mensaje del Secretario General de la ONU en el Día Mundial de la Alimentación, celebrado este 16 de octubre.

“Las personas más vulnerables son las más pobres, el 70% de las cuales dependen de la agricultura de subsistencia, la pesca o la ganadería para obtener ingresos y alimentarse”, recordó Ban Ki-moon.

Por ello, agregó, hace falta conciencia sobre la relación entre el cambio climático, la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria y nutricional.

Ban consideró que la agricultura y los sistemas alimentarios deben ser más resilientes, productivos, inclusivos y sostenibles.

Asimismo, sostuvo que para reforzar la seguridad alimentaria los países deben incluir la alimentación y la agricultura en sus planes de acción por el clima, además de invertir más en el desarrollo rural.


El titular de la ONU aseveró que las inversiones destinadas específicamente a estos sectores crearán una mayor resiliencia y aumentarán los ingresos y la productividad de los pequeños agricultores, con lo que se logrará sacar a millones de personas de la pobreza.

Además, apuntó, contribuirán a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a salvaguardar la salud y el bienestar de los ecosistemas y de todas las personas que dependen de ellos.

En este Día Mundial de la Alimentación, insto a todos los Gobiernos y a sus asociados a que adopten un enfoque holístico, de colaboración e integrado para abordar el cambio climático, la seguridad alimentaria y el desarrollo social y económico equitativo, concluyó Ban.

Uno de los mayores problemas relacionados con el cambio climático es la seguridad alimentaria. Las personas más pobres del mundo, -muchas de las cuales son agricultores, pescadores y pastores-, están siendo los más afectados por las altas temperaturas y el aumento de la frecuencia de desastres relacionados con el clima.

Al mismo tiempo, la población mundial crece de manera constante y se espera que llegue a 9 600 millones de personas en 2050. Para cubrir una demanda tan grande, los sistemas agrícolas y alimentarios tendrán que adaptarse a los efectos adversos del cambio climático y hacerse más resilientes, productivos y sostenibles. Es la única manera de que podamos garantizar el bienestar de los ecosistemas y de la población rural y reducir las emisiones.

Cultivar alimentos de manera sostenible significa adoptar prácticas que producen más con menos en la misma superficie de la tierra y usar los recursos naturales de forma juiciosa. Significa también reducir la pérdida de alimentos antes de la fase del producto final o venta al por menor a través de una serie de iniciativas, que incluyen una mejor recolección, almacenamiento, embalaje, transporte, infraestructuras y mecanismos de mercado, así como marcos institucionales y legales. Por eso, nuestro mensaje global para el Día Mundial de la Alimentación 2016 es “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”.

El mensaje refleja el momento crucial en el que se produce la celebración, justo antes de la próxima Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU, COP 22, del 7 al 18 de noviembre de 2016 en Marrakech, Marruecos.

La FAO hace un llamamiento a los países para abordar la alimentación y la agricultura en sus planes de acción climática e invertir más en desarrollo rural.

Fortaleciendo la resiliencia de los pequeños agricultores, podemos garantizar la seguridad alimentaria de una población del planeta cada vez más hambrienta, a la vez que se reducen las emisiones. (un.org / fao.org)