lunes, 10 de octubre de 2016

18:35:00
SEÚL, Corea del Sur, 10 de octubre.- La compañía coreana ha decidido paralizar temporalmente los planes productivos del que esperaban fuera su 'smartphone' estrella del último trimestre. La fecha de lanzamiento en España se mantiene... hasta nuevo aviso.

Samsung ha anunciado que paralizará temporalmente los planes de producción de su Galaxy Note 7, el smartphone que aspiraba a convertirse en el terminal superventas de la recta final de año. La razón: en los últimos días se han producido varias explosiones en teléfonos que, supuestamente, ya habían sido reemplazados por equipos seguros. Un nuevo Samsung Galaxy Note 7 ardió en un Burger King en Corea del Sur y la escena es grabada en vídeo.

Según algunas asociaciones de defensa del consumidor estadounidenses, la batería de cinco terminales habría comenzado a arder repentinamente en la última semana. Uno de ellos provocó la evacuación de un avión de la aerolínea Southwest Airlines justo antes de despegar.

A la espera de que Samsung confirme que efectivamente se trataba de móviles reemplazados, Samsung mantiene una política de comunicación prudente. "Estamos ajustando temporalmente el programa de producción del Galaxy Note 7 con el fin garantizar la calidad y seguridad del terminal", reza el último comunicado oficial de la multinacional.

(Edgar Su / Reuters)

"La fecha de lanzamiento en España, prevista para el 28 de octubre, se mantiene hasta nuevo aviso", aseguran fuentes de la compañía.

Orange ha comunicado ya que "debido a la reciente preocupación sobre la seguridad del nuevo Samsung Galaxy Note 7, Orange ha suspendido temporalmente todas las preventas de este dispositivo hasta que Samsung comunique los resultados de las investigaciones y pruebas que está realizando al respecto, lo que se espera que sea en próximos días. La seguridad de los clientes es nuestra prioridad y por ello estamos trabajando con Samsung con el objetivo de dar más detalles lo antes posible a aquellos clientes que hayan realizado una prerreserva del modelo Note 7 con Orange".

Movistar no ha querido realizar declaraciones, al tratarse de un terminal que actualmente no se encuentra en su catálogo. Vodafone, por su parte, se ha limitado a comentar que aquellos clientes que encargaron un móvil Note 7 de sustitución, aún no lo habrían recibido.

En EEUU, AT&T y T-Mobile US, han dejado de vender las nuevas unidades del Note 7 -teóricamente no afectadas por la avería- ante los cinco nuevos casos de incendio que se han reportado en ese país.

El Samsung Galaxy Note 7 salió a la venta el pasado 19 de agosto en algunos países, incluidos China y EEUU. Desde la primera semana de septiembre, en la que se dieron a conocer las primeras explosiones de estos terminales a causa de un fallo en la fabricación de sus baterías, la asiática decidió emprender un plan para reemplazar todos los terminales distribuidos en el mundo, que algunas fuentes cifran en el entorno de los 2,5 millones de unidades. A 28 de septiembre, el 90% de los usuarios de Samsung Galaxy Note 7 que se habían acogido al programa de sustitución en Europa escogió reemplazarlo por otro Note 7, y un 3% eligió un smartphone de la familia Galaxy alternativo.

Como alternativa, la compañía puso a disposición de los clientes una actualización de software que impedía que la batería se cargase por encima del 60% de su capacidad, lo que teóricamente impediría los sobrecalentamientos.

La crisis del Galaxy Note 7 ha sido tan sonada que varias aerolíneas -incluyendo Iberia- emiten un mensaje antes de despegar instando a todos sus usuarios a apagar el dispositivo, y animando a todos los pasajeros a alertar a la tripulación en caso de que vean humo, chispas o fuego. Pese a esta crisis, Samsung Electronics prevé obtener un beneficio operativo de 7,8 billones de wones (unos 6.285 millones de euros) en el tercer trimestre, lo que supone un crecimiento del 5,5% interanual. La mayoría de los analistas estima que el coste de la retirada masiva del Galaxy Note7 se sitúa en torno al billón de wones (805 millones de euros).

Mientras, Apple está sacando partido indirectamente de los problemas de su principal rival y toca estos días máximos del año en Bolsa. (Expansión)