lunes, 17 de octubre de 2016

09:35:00
MÉRIDA, Yucatán, 17 de octubre.- Los mismos panistas describen al diputado local Elías Lixa Abimerhi como una persona "rara y oscura", pues poco se sabe de su vida personal más allá de su ascendencia, la cual ostenta, pues siente lo hace superior a sus semejantes.


Sobre sus tiempos como regidor, se dice que en la comisión de Desarrollo Urbano y Obras Púbicas presuntamente fue parte, junto con otros ediles, de la "entrega no regular" de permisos a tiendas de conveniencia, pues por su inexperiencia y total nulidad la presidencia de esa comisión era meramente una figura decorativa.

Los escándalos por los moches de los legisladores federales panistas resultarían, según nuestras fuentes, en un potencial beneficio para Elías, pues se vislumbra un panorama donde bajando al senador Daniel Ávila Ruiz de la contienda para 2018, pues se dice le tocaba una diputación federal por su estatus acutual, queda libre el camino de Lixa para ser diputado federal en vez de él, esto a pesar de que es tan impopular dentro del PAN que no fue electo consejero estatal la vez pasada.

La escasez de mujeres en posiciones de liderazgo real en el partido a quienes "les toque" esta vez daría lugar a que la ex regidora pluri y ex diputada federal pluri Cinthya Valladares Couoh quedara como senadora en vez de Kathia Bolio Pinelo, a quien muchos describen como "irreparablemente embarrada de mierda" tras la filtración de una conversación con Ávila donde presuntamente discute la asignación de obras a su esposo y a Rosendo Ceballos.

A pesar de que Elías apoyó en la interna por la presidencia estatal del partido a Alfredo Rodríguez y Pacheco, fue de los primeros en postrarse ante Raúl tras la derrota de su candidato, cuando el cadáver de dicha campaña ni siquiera estaba frío. Esto pasó el día que Paz recibió su constancia, sin embargo Lixa no fue sino hasta que acabó el evento y la mayoría de la prensa ya se había retirado, aunque fuimos testigos de su llegada de último minuto para besar el anillo del nuevo presidente.

Políticamente, comentan los panistas, Lixa no tiene mucho, pues aparte de estar pegado a Renán Barrera Concha, a quien ya había dado la espalda en el pasado, y servir como "perro de ataque" a Raúl Paz en el Congreso, únicamente cuenta con un acuerdo de impulso mutuo con Mauricio Díaz Montalvo y Paloma Angulo Suárez, siendo considerado el menos popular de los tres entre la militancia a pesar de estar, circunstancial y momentáneamente, en una mejor posición. (José Repetto)