lunes, 10 de octubre de 2016

17:01:00
Pedro Echeverría V.

1. Durante más de media hora he escuchado la trasmisión en directo por “El Universal TV”, acerca del enorme apoyo que los padres de familia están dando a los 11 (once) maestros y trabajadores cesados por el gobierno en la SEP. Esta relación maravillosa de padres de familia, alumnos y maestros es sin duda un ejemplo en todo el país para demostrar el verdadero contenido de la educación que descansa en el servicio y la solidaridad entre los componentes esenciales del proceso educativo. ¿Para qué sirven las autoridades tontas cuando sus funestas intervenciones sólo sirven para descomponer esa relación humana ejemplar?

2. Se trata de la escuela primaria Leonardo Bravo bajo la dirección de Fco. Nicolás Bravo Herrera, dirigente también de la Coordinadora (la CNTE) y, hasta hace dos años, secretario general de la Sección Novena Democrática. ¿Qué se podría esperar de un maestro como Francisco que durante más de tres años estuvo al frente de la Novena trabajando doble turno: de 8 a 16 horas en su escuela y de 17 horas a 24 horas atendiendo a los maestros en la sección sindical sin gozar de comisión, sin compensación alguna y sólo con la convicción de servir? Pude estar varias semanas en varios meses ayudando en las guardias nocturnas, observando el trabajo de Francisco.

3. La realidad es que así deberían ser los padres de familia en todo México: estar muy ligad@s a las escuelas de sus hijos, reconocer a los maestros que son realmente de conciencia de trabajo, y padres y maestros estar muy bien informados de lo que sucede en nuestro país. ¿De qué educación democrática se puede hablar en la historia de los últimos 70 años en este país cuando autoridades nacionales y estatales de la SEP y dirigentes del sindicato espurio de la SNTE han hecho lo que han querido usando a la mayoría de los maestros en personeros del gobierno del PRI y del PAN? Los únicos destructores de la educación han sido gobierno y sindicato.

4. Por ello los maestros más conscientes y honestos han defendido, hemos batallado junto a la CNTE desde 1979, para acabar con la manipulación educativa que tanto daño ha hecho a la enseñanza nacional. La escuela Leonardo Bravo, ubicada en la Calzada de los Misterios, popular colonia Peralvillo, de la ciudad de México, goza de un magnífico prestigio por la atención permanente de sus profesores a la comunidad. En ese video puede escucharse opiniones de padres de familia entrevistados por la reportera del El Universal reconociendo el trabajo de los profesores y desconociendo a las autoridades de la SEP que se negaron a recibirlos.

5. Estoy seguro de en Iztapalapa, Tláhuac y otras colonias de la CDMX han surgido protestas parecidas y defensas destacadas a los maestros. Compañeros me han escrito que no tratan mal a los jóvenes maestros que la SEP ha enviado como sustitutos, pero éstos tienen que comprender que nuestro trabajo los vamos a defender con todo lo que tenemos pues de ello depende nuestra familia, además que no tenemos ninguna culpa. ¿Acaso en la Ley Federal del Trabajo no dice que cuando los trabajadores están en huelga o paro los trabajadores conservan todos sus derechos hasta no concluir el movimiento con acuerdos de ambas partes?

6. Pero los gobiernos de México siempre han actuado unilateralmente: jamás consultan nada y cuando dicen que consultaron, la realidad es que lo hacen sólo con sus amigos e incondicionales. Muchas veces los tontos somos nosotros que les creemos, que vivimos esperanzados en que algún día cambiaran; nunca nos damos cuenta de la siempre puerca cola que arrastran. Todos los gobiernos del PRI y sus acólitos del PAN se han pasado aliándose a los funestos dirigentes del SNTE, llámese Robles Martínez, Jongitud Barrios, Esther Gordillo o el Charro Díaz. Desde que se fundó el SNTE en 1943 todos esos dirigentes han sido agentes incondicionales del gobierno.

7. La realidad es que en estos últimos cuatro años nunca propusimos la toma del edificio del Sindicato Nacional (el SNTE) de las calles de Venezuela. Hemos estado en la Plaza Tolsá, en el Zócalo, en el Monumento de la Revolución, en la calle de Bucareli, en la Ciudadela; a pesar de que el local del SNTE se ha convertido en fortaleza, fácilmente pudimos o podemos adueñarnos de él, pero no hemos querido. Por lo menos, de entrada, deberíamos: ¡Obligar al Charro Díaz a reconocer a la sección IX y sus dirigentes encabezados por el profesor Enríquez, a reconocer a 50 comisionados a gestiones y a pagar todos los gastos del edificio, pero ya!.

8. En la sección Novena he observado el trabajo, la inteligencia, la capacidad de por lo menos un centenar de compañeras y compañeros que durante los últimos 10 años acuden todas las tardes a realizar gestiones (sin pago o compensación alguno) a favor de todos los compañeros que tarde y noche de lunes a viernes llenan el edificio de Belisario Domínguez 32 (edificio donde funcionó el Comité Ejecutivo Nacional durante décadas hasta principio de 1972) El día en que la lucha logre su reconocimiento esta sección será el inicio de los días de liberación nacional del magisterio. Por ello el sindicato charro o espurio pone todas las trabas para no convocar otro congreso. ¿Ánimo maestros y padres de familia! (10/10/16)