lunes, 10 de octubre de 2016

21:25:00
MÉRIDA, Yucatán, 10 de octubre.- En el marco del Día Mundial de la Salud Mental, el Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Salud organizó el simposio Salud Mental y Bienestar Social "Un Rostro Diferente a la Vida".

Foto: José Repetto

La conferencia magistral estuvo a cargo del Dr. Jed Magen, psiquiatra de la Universidad Estatal de Michigan, quien abordó el manejo que los medios dan y deberían dar al suicidio.

El invitado, de Estados Unidos, destacó que el suicidio es un acto desesperado para un individuo que siente que no tiene ayuda ni opciones, siendo las mujeres quienes más lo intentan y los hombres quienes más éxito tienen.

Magen señaló que entre las preguntas que más le han hecho es si los medios de comunicación pueden ser culpables de más suicidios, a lo cual señaló que cuando hay imágenes gráficas y descripciones explícitas, esto puede ser un motivante.

Adicionalmente, advirtió que muchas veces la prensa da mucha publicidad al suicida, dando la idea a los lectores de que pueden alcanzar esa fama al quitarse la vida.

El alienista reconoció que es necesario dar a conocer esta información, pidiendo sin embargo a los medios hacer énfasis al informar sobre estas situaciones en que hay formas de obtener ayuda y educar al público.

Adicionalmente, remarcó la necesidad de evitar manejar un lenguaje que normalice o sensacionalice el suicidio, así como colocar prominentemente o repetir de manera innecesaria la noticia.

Magen también se expresó en contra de incluir descripciones explícitas del método empleado por el suicida y sensacionalizar los encabezados, llamando a cuidar las imágenes que se empleen al dar la noticia.

Un tema distinto, señaló, son los suicidios de celebridades, pues mucha gente las admira y desea ser como ellas.

El ponente pidió a los medios recordar, a la hora de informar, que los suicidas tienen una familia y ésta va a leer la cobertura que se dé al hecho. De la misma forma, advirtió que quienes cubren estos hechos pueden verse afectados por ellos.

Adicionalmente, sugirió dar a conocer historias de personas que hayan salido adelante tras contemplar acabar con sus vidas.

Magen advirtió que el grupo con mayor incidencia en suicidios son los jóvenes de 15 a 29 años, señalando que esta situación es especialmente trágica, por lo cual consideró importante determinar por qué pasa esto y cómo prevenirlo.

El invitado hizo un llamado a quienes conozcan a una persona con ideas suicidas a buscarle ayuda y, de ser necesario, acompañarla o llevarla a un hospital.

Sobre el efecto que el suicidio puede tener en los deudos -familiares cercanos y amigos del fallecido- señaló que a veces puede quedarles una sensación de culpa (survivor's guilt) donde se pregunten por qué sobrevivieron si la persona murió o por qué no notaron las señales.

Los seres humanos, explicó, construimos narrativas, y quienes construyen una negativa ante esta situación necesitarían ayuda, advirtió.

Tras su ponencia, Jed Magen recibió una constancia por sus participaciones en el simposio de manos de Manuel José Ruiz Mendoza, subdirector de Salud Mental de SSY, quien agradeció su participación en el acto.

El evento se celebró en el Teatro Daniel Ayala. (José Repetto)