lunes, 3 de octubre de 2016

21:59:00
MÉRIDA, Yucatán, 3 de septiembre.- Desde el inicio de su breve carrera política, el sello de Elías Lixa Abimerhi, hoy diputado local, ha sido la deslealtad y la traición.

A plena luz del día. En esta foto se puede ver a Elías Lixa repartiendo libros con Renán Barrera a mediados de septiembre. 

El joven panista llegó a ser regidor durante la administración de Renán Barrera Concha al calor de Salvador Vitelli Macías, posición que obtuvo gracias a la buena relación de su papá, José Elías Lixa Dáger, con la ex alcaldesa Ana Rosa Payán Cervera, quien fuera la madrina política de Vitelli.

Durante este tiempo Lixa estuvo entre quienes traicionaron a Vitelli -hoy liquidado políticamente y auto exiliado a la CDMX después de que los suyos lo dejaron morir- y empezaron a jugar para Renán Barrera, con lo cual la tuvo fácil para ser electo diputado, pues obtuvo la candidatura en un distrito donde cualquier persona que ponga el PAN ganaría y aún así únicamente le llegó el triunfo por aproximadamente 3,000 votos mientras su predecesor, el hoy alcalde Mauricio Vila, tuvo una victoria en el mismo distrito por 10 mil.

Lixa también traicionó a Renán Barrera para aliarse políticamente con Vila, a quien "jura amor eterno".

Sin embargo, quien traiciona una vez, traiciona todas las que sea necesario, y de nueva cuenta Lixa ha traicionado, esta vez a Mauricio Vila, para volver a aliarse con Renán Barrera, esto a espaldas del actual alcalde de Mérida.

A cambio de apoyar a Barrera como "el bueno" para la gubernatura en 2018, éste habría prometido a Lixa una posición en el Consejo del PAN, a renovarse en las próximas semanas, así como su apoyo para ser el candidato a la alcaldía en 2018, hecho que preocupa a muchos panistas a raíz de su pobre desempeño en las elecciones de 2015.

Lixa le confió este secreto inconfesable a una persona cercana, quien lo anda divulgando a los cuatro vientos.

Su más reciente traición, comentan nuestras fuentes, es muy fresca, pues apenas en los últimos días Elías Jr. se ha dedicado a hacer campaña diciendo que Renán es el gallo para la gubernatura y no Mauricio Vila, quien pensaba que Lixa era de su gente.

Esta experiencia servirá al munícipe para aprender a escoger mejor a sus dorados en un futuro, esperan nuestros informantes.

De esta manera, Elías Lixa ya desertó no una ni dos, sino 3 veces -que sepamos-, siempre buscando pegarse a quien esté mejor posicionado porque sabe que por su cuenta no va a quedar en nada.

Aparte de su conocida deslealtad y facilidad para dejar morir a sus aliados, nuestras fuentes señalan la carencia de tablas, valores y experiencia del referido y reiteran el hecho de que es de los peores candidatos que ha tenido el PAN en tiempos recientes pues a pesar de ir el IV Distrito siempre para el partido, Lixa tuvo una ventaja tan baja que estuvo en riesgo de perderse.

El diputado es conocido, dentro y fuera de Acción Nacional, como una persona prepotente que trata mal no sólo a sus empleados sino a cuanta persona no considere útil para sus fines inmediatos, así como alguien que no se cansa de ostentar lo fácil que es su vida debido a que su familia tiene mucho dinero y no tiene responsabilidades.

Elías Lixa también dejó un mal recuerdo en el Ayuntamiento, pues la administración de aquel entonces presionó -al más viejo estilo priista- a los panistas en nómina para que votaran por él en la interna para el IV Distrito. Hasta que se perfiló como candidato no saludaba ni volteaba a ver a nadie que viera como "por debajo de él", pero de un día para otro empezó a actuar como el mejor amigo del trabajador y el panista de a pie -quienes se dieron cuenta de la falsedad de este gesto- y una vez asegurado el triunfo, regresó a su usual arrogancia. (José Repetto)