lunes, 3 de octubre de 2016

21:11:00
Carlos Loret de Mola Álvarez

Sucedió en el funeral de uno de los hombres que más incidió en la historia de Medio Oriente durante el siglo XX, el ex premier israelí y premio Nobel de la Paz Shimon Peres. La imagen fue de inmediato distribuida: el presidente mexicano conversando con Bill Clinton, ex mandatario estadounidense y esposo de Hillary Clinton, la aspirante que hoy encabeza por poco margen la carrera por la sucesión de Barack Obama.

Era el tercer esfuerzo por realizar una Operación Cicatriz con los demócratas en Estados Unidos. Durante un mes, por tres vías ha intentado reparar la herida que dejó la visita a México del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump. La de Bill fue la tercera.

La primera sucedió en China, durante la cumbre del G-20, a los pocos días de la visita del magnate a la capital mexicana. Enrique Peña Nieto sintió el frío de Barack Obama desde el saludo. El presidente americano fue cortante, seco, sin la calidez habitual con la que solía conversar con su vecino del sur. Peña Nieto acusó recibo. El equipo que lo acompañó a la gira también.


Sin embargo, el presidente de México también detectó una señal: en la cena privada de mandatarios, lo pusieron al lado de Obama. Esas cosas no suceden por casualidad. El presidente más poderoso del mundo decide quién se sienta a su lado y quién no.

Llegó la hora de la cena. Cada quién tomó su lugar. Y Obama le repitió la dosis: se puso a platicar con quien estaba del otro lado de Peña, dándole al presidente mexicano media espalda. Durante todo el inicio del convivio lo tuvo al lado, y prácticamente no le dirigió la palabra más que el mínimo saludo inicial de buen provecho.

Media hora después, Peña Nieto buscó la plática. Y ofreció una disculpa a Barack Obama. Partió de eso para después tratar de explicarle por qué lo hizo. Y le repitió los argumentos que hemos escuchado los mexicanos: el riesgo estructural que implica Trump para el país, la necesidad de tender puentes por si llega a ganar, etcétera. Pero remató al final con un: fue un error, me equivoqué.

Cambiaron entonces tono y trato de Obama.

La segunda vía de esta Operación Cicatriz quedó a cargo de la canciller Claudia Ruiz Massieu, directamente con el equipo de Hillary Clinton. Cabildeos, reuniones, llamadas, correos tratando de explicar, de cuajar una visita de ella a México. La respuesta ha sido contundente: no. Pero habría contestado también que: ya no se preocupen, ya no insistan, ya entendimos, nos vemos después del 8 de noviembre (el día de la elección presidencial estadounidense).

Todo esto me lo han relatado fuentes con acceso a estas reuniones e interacciones.

A ver cómo quedan las cosas después de ese martes de noviembre. Y a ver qué actitud toma hacia México quien gane la contienda. La pelea por la Casa Blanca sigue cerrada, cerradísima.