domingo, 16 de octubre de 2016

16:37:00
TURÍN, Italia, 16 de octubre.- Silvio Berlusconi se puso a llorar cuando Hillary Clinton lo llamó para disculparse por las cosas insultantes que había dicho sobre él, contenidas en los informes de los diplomáticos estadounidenses publicados por WikiLeaks en 2010. Eso al menos ha dicho la ex secretaria de Estado a un grupo de banqueros, burlándose del ex primer ministro italiano, según los últimos correos electrónicos personales difundidos por la organización de Julian Assange.

Blankfein: "De acuerdo".

Clinton: "Está bien. Yo era secretaria de Estado cuando ocurrió WikiLeaks. Recuerdas la debacle. Salieron a la luz cientos de miles de documentos, y tuve que hacer la ronda de disculpas. Yo parecía una estrella de rock:. el Clinton Apology Tour. Tenía que disculparme con todos los que fueran descritos de manera considerada poco favorecedora. Fue doloroso. Líderes que hubiesen permanecido en el anonimato, que fueron caracterizados como vanos, egoístas y hambrientos de poder..."

Blankfein: "Claro".

Hillary Clinton con el principal directivo de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, en 2014. (Photo: Stephen Chernin/AFP/Getty Images)

Clinton: "Corruptos. Y sabíamos que lo eran, no era ficción. Pero tenía que decir lo mismo que nuestros embajadores, quienes a veces se dejan llevar, todos quieren ser hombres de letras. Qué puedo decir. He oído a hombres adultos llorar. Literalmente, digo".

En ese punto la trascripción deja oír que Hillary comienza a hablar con acento italiano, y agrega: "Yo soy amigo de Estados Unidos, y tú dices esas cosas sobre mí."

Blankfein: "Esto es acento italiano."

Clinton: "Ten un poco de sentido del humor.

Blankfein: "Silvio ..." (risas en la sala).

Así que Hillary no sólo había revelado a los banqueros de Goldman Sachs que Berlusconi había empezado a llorar cuando ella había hablado con él para disculparse por las ofensas que figuran en los escritos diplomáticos sino que el ex primer ministro de Italia fue descrito como "incompetente, vanidoso e ineficaz como líder moderno." Los informes hacían hincapié en que "tiene una pasión por divertirse de manera pesada" e incluso hizo alusión a las sospechas de que "estaba "obteniendo grandes beneficios personales" de sus relaciones con el líder ruso Putin. Clinton se vio obligada a ofrecer disculpas, pero luego se había burlado de Berlusconi en público porque empezó a llorar y porque cree que los delitos a los que se alude en las comunicaciones diplomáticas son verdaderos. (La Stampa)