jueves, 13 de octubre de 2016

20:14:00
Pedro Echeverría V.

El Nuño furioso de la SEP con sus rabietas y amenazas

1. Los maestros de educación pública en México siempre han sido empleados de la SEP o de las universidades. Ellos y los estudiantes son la parte más importante de eso que se llama proceso educativo; sin embargo en vez de ser ellos los únicos e importantes, surgen del poderoso Estado las autoridades que son las que injustamente determinan sobre todo: a cuántos profesores contratan y a cuántos despiden; a cuántos alumnos les abren las puertas y a cuántos se las cierran. Qué presupuesto destina y cómo lo distribuyen; cuántas escuelas construyen y cuántas dejan a medias; a qué organización sindical apoyan y a quienes les dan palo; a qué críticos se les exige trabajo y a qué amigos y lamiscones se les otorga poder.

2. Aurelio Nuño, el susodicho secretario de Educación, ha declarado que descontará a profesores –encabezados por Oaxaca, Michoacán y Chiapas (los principales faltistas del 2 de octubre) 83 millones de pesos. A los profesores les provoca un poco de risa y coraje a la vez: risa porque ese día demostraron solidaridad y fuerza de su movimiento contra la llamada reforma educativa; coraje porque los altos funcionarios de la SEP son profundamente ignorantes en asuntos educativos; risa porque en sus luchas sindicales desde hace muchos años les han impuesto esos castigos; coraje porque esos tontos funcionarios reciben grandes salarios por no hacer nada, más que chupar las botas de sus jefes.

3. Es triste que en México, país con prestigio mundial en su cultura prehispánica y riqueza natural, siga sin “levantar cabeza”, es decir, siga ubicado entre los países más atrasados del mundo (de acuerdo a números comparativos publicados) en servicios de salud, educación, vivienda, inversión social, combate a la pobreza y la desigualdad. La inversión en educación sólo alcanza el 4.5 por ciento del PIB; en educación superior e investigación los presupuestos públicos son ridículos comparados con otros países. En cada universidad del país –de acuerdo a la ANUIES- se rechaza a porcentajes mayores de alumnos de los que son aceptados con exámenes preparados a propósito para ser reprobados.

4. Pero proporciona alegría a todos los luchadores sociales porque los errores o pifias de los funestos gobiernos elevan la conciencia de lucha de la gente, la organiza y la hace más resistente frente quienes la agreden. Como dicen por allí, “México es un enorme país que siempre será más grande que lo que puedan saquear y robar los políticos y empresarios”. Se quejan que los maestros no den 200 días de clase al año, pero nada hablan los Nuños de la SEP, de las decenas de miles de escuelas sin servicios elementales de piso y techo, de los millones de niños que llegan hambrientos a ella sin un pan en el estómago o de los millones de niños que tienen que trabajar para ayudar a la familia.

5. Los maestros de la Coordinadora (CNTE) no amenazan pero sí advierten a todos sus compañeros maestros que “los docentes que se sometan a la evaluación quedarán indefensos porque con ello renuncian a cualquier mecanismo de defensa jurídica o sindical”; por ese simple hecho de someterse, renuncian a sus derechos adquiridos y a su nombramiento de base dentro de la SEP. “Todo trabajadores que suba evidencias al portal que abrieron las autoridades para el registro de los maestros convocados y se presente a la evaluación, tendrá consecuencias legales difíciles de revertir”. Obvio, si con las luchas en las escuelas, calles y plazas logramos derrotar la funesta reforma, todo volverá a su nivel normal.

6. ¿Qué saben los funcionarios de la desigualdad radical que existe entre niños del área rural y las ciudades? ¿Están enterados siquiera de que en cada ciudad de nuestro país hay grandes zonas miserables, con niños marginales que casi nunca acuden a la escuela por falta de zapatos, vestido y dinero para el autobús, o porque el código de comportamiento de la escuela no corresponde a su nivel de entendimiento y necesidades empujándolos a abandonarla? ¿Se habrán enterado de la educación “compensatoria” que busca ayudar a todos los niños que están en desventaja respecto a los niños de más alto nivel? La burocracia de la SEP está muy lejos de la realidad porque sólo la conoce desde las computadoras.

7. ¿Pero qué importa a novel Nuño lo que suceda en la SEP o educación superior, si su mira es la candidatura presidencial donde sus contrincantes oficiales (Videgaray, Osorio Chong) se están derrumbando con decenas de problemas sin solución? Por ello el tal Nuño de la SEP busca demostrar mucha seriedad y energía –dispuesto a castigar hasta las últimas consecuencias- para satisfacer al gremio empresarial, donde está Televisa y Claudio X González. Seguramente entre unos días el tal Nuño anunciará con “bombo y platillo” el descuento del 12 de octubre junto a su nueva amenaza de que los que falten tres días al mes serán despedidos.

8. ¿Qué pasaría si el Peña Nieto decide renunciar por la desaparición de los 43 estudiantes, por Tlatlaya, por el desplome petrolero, por el crecimiento de asesinatos y ante mil problemas políticos, económicos, familiares, que cada día se le complican más? Yo digo que aunque la ONU decida desconocerlo, no pasaría nada porque el PRI y los demás partidos, así como los empresarios y los EEUU, lo apuntalarían con todas su fuerzas. EEUU tiene que cuidad su “patio trasero”, sus tres mil kilómetros de frontera, el retén militar mexicano en la frontera sur. Obvio si se desplomara Peña, también caerían sus funcionarios, entre ellos Nuño de la SEP.

9. ¿Cuántos Nuños hay en otras secretarías? Hay por lo menos mil más nombrados por amistad, compadrazgo, paisanismo, o por nepotismo triangulado. Hace unos días Nuño nombró a cuatro personajes en la SEP, todos profesionistas, pero sin ninguna inclinación al sector educativo. ¿No tiene Peña Nieto entre sus amistades a personajes que en algún momento hayan estado identificados con educación, con el magisterio, la cultura, escritores, incluso literatos y poetas? Vasconcelos era un profundo escritor y novelista; Torres Bodet fue novelista y poeta y Narciso Bassols un pensador progresista. Reyes Heroles y Muñoz Ledo, ideólogos. ¿Qué más?

10. A ninguno de ellos les importó los títulos o los doctorados porque fueron esencialmente autodidactas; fueron “licenciados” como todos lo son en México; pero a ninguno de ellos se les puede negar conocimientos acerca de educación. ¿Puede olvidarse que hasta el muy priísta Reyes Heroles denunció en 1984 la terrible situación de la educación en México que sólo llegaba a tres años? Al morir Reyes en 1985 y aparecer el neoliberalismo privatizador, también la educación en México se desplomó; los siguientes 13 secretarios de educación (de González Avelar a Aurelio Nuño, incluyendo a Zedillo) han sido simples burócratas impuestos por el presidente en turno. (29/X/15)

Nuño reprime y encarcela maestros
1. Me imagino a mis cuatro camaradas de la Coordinadora de maestros (CNTE) tras las rejas de la prisión capitalista sacudiéndolas con furia. ¿Cuántas rejas no hemos sacudido en nuestras batallas en Gobernación, en calle chivatito de los Pinos, en el Zócalo, frente a Palacio, en la avenida aeropuerto y decenas de lugares donde las fuerzas armadas con sus caballos, perros, armas, gases pimienta y lacrimógenos, han querido impedirnos el paso? ¿Cuántas rejas hemos echado abajo en las calles del DF, Oaxaca, Monterrey, Morelia, Guadalajara, Mérida, Cancún, haciendo correr a los represores mientras nos arrojan gases lacrimógenos, manguerazos de agua, pintura y hasta balas para dispersarnos y hacernos retroceder?

2. Nunca los gobiernos asesinos y sus perros, jueces o policías, han contado con argumentos acusatorios contra los presos políticos de izquierda. Jamás podrán acusarlos de robo, de despojo, de delincuencia ni nada; se nos podrá acusar de resistencia, repudio, protesta, oposición, burlas e “insultos” a la autoridad burguesa establecida, nada más; pero son acusaciones políticas lógicas frente a enemigos de clase. ¿Qué hicieron nuestros cuatro maestros y que hacen los otros cincuenta perseguidos? Poner en riego su libertad y vida en defensa de la educación nacional ante un gobierno que se la entrega al sector privado para hacer negocios. Esto el gobierno lo silencia para que el pueblo no se dé cuenta del enorme valor de los luchadores presos.

3. Al ratito habrán apresado a otros maestros que se hayan distinguido en sus batallas en las calles; buscarán acusarlos de cualquier invento policiaco con el apoyo de abogados transas, con el fin de desprestigiarlos; pero eso fortalecerá la conciencia y la lucha social acercando más nuestro triunfo. ¿Puede algún alto funcionario (al estilo Chuayfet, Nuño, Peña) compararse con el prestigio que tienen los maestros con sus alumnos, padres de familia y comunidad? ¿Por qué será que los diputados, senadores, gobernadores, secretarios de Estado, presidentes, jueces, policías, en México son sinónimos de corrupción? A los maestros de la CNTE sólo se les puede calificar de rebeldes, de luchadores sociales, de comprometidos con su pueblo.

4. Los tontos capitalistas del gobierno y empresarios creen que metiendo a prisión a los líderes campesinos, obreros, maestros, pueblo, van a acabar con las manifestaciones y protestas. Son tan de poco entendimiento que no se dan cuenta que cuando se llega a ese grado de prohibir que la gente salga a la calle para patentizar su descontento, es que estamos ya muy cerca de levantamientos de mayor magnitud. Yo les diría: “Gracias opresores inexpertos, sigan por ese camino porque por allí se van directo al despeñadero”. Como gobernantes fascistas, les falta recoger en cada estado de la República a unos mil rebeldes más.

5. Ni Hitler, ni Pinochet, ni Videla, tomaron el camino del diálogo porque “nada tenían que dialogar con gente que estaba en desacuerdo con ellos”. Construyeron su “verdad” y “nadie podía tener la razón sobre ella”. Hoy esos personajes multi asesinos siguen hirviendo entre llamas, aceite, alcohol y estiércol. Ese debería ser el “destino” de esos poderosos defensores del capital que reprimen, encarcelan y asesinan al pueblo. ¿Cuántos gobernantes en México han endeudado al país, han hecho más grandes la distancia entre las clases sociales, han profundizado el desempleo y la inseguridad, y se han salvado de eso que llaman en México del linchamiento del pueblo que está hasta la madre de ellos?

6. En México sólo deberían estar en la cárcel los llamados delincuentes de “cuello blanco”, es decir, ex banqueros, ex gobernantes, ex saqueadores del país, sino también los actuales que ejercen muy bien esa misma tarea. Los “presos comunes” de origen pobre, que son el 90 por ciento, deberían estar trabajando en la ciudad o el campo con un salario decoroso, junto a su familia. Los presos políticos de izquierda, al estilo de los profesores de la CNTE, deberían estar en sus escuelas, en la calle o en las plazas debatiendo proyectos y programas políticos, económicos, educativos, para ayudar a poner de pie al país. En México se necesitan ideas del pueblo que transformen de manera radical e este país y al mundo que están de cabeza.

7. Los compañeros de la CNTE ya tenemos ahora una tarea prioritaria: sacar de la cárcel a nuestros compañeros y fortalecer mucho más la lucha social para evitar que otros profesores y luchadores sociales sean encarcelados. Hay que acordar en serio con otras organizaciones de izquierda honesta y luchadora el apoyo mutuo ante el neofascismo que busca fortalecerse en México tal como ha sucedido en otros países. Contrario a los que piensan que la burguesía mexicana y el imperialismo están a punto de derrumbarse, hay que decir que históricamente sí, pero todavía tienen mucha fuerza para reprimir, encarcelar y asesinar. Pero nosotros somos más poderosos si conseguimos unir nuestras fuerzas. ¡Libertad a luchadores sociales presos! (2/XI/15)

Nuño de la SEP –alto comisionado político- en La Jornada

1. Me sorprendió ver a Aurelio Nuño con gran fotografía –alto comisionado de educación pública- publicando un artículo en La Jornada. Me pregunté: ¿Habrán echado a la calle a Luis Hernández por su rebeldía en Educación, como le hicieron a Carmen Aristegui por sus denuncias contra Peña, por la empresa de radio? ¿Qué dice Nuño en su flamante artículo, que no sepamos? Nos habla de “La declaración de Puebla: educación de calidad para la región centro” y nos recuerda las cinco regiones en que se divide el país en las que se aplicará más de 12 mil millones de pesos en tres años con el fin de arreglar y expandir las escuelas que lo requieran. Pero sin duda lo más importante son los siete puntos de la declaración de ese estado del centro.

2. De entrada advierte: La SEP (secretaria de Educación Pública) fija las grandes directrices del sistema educativo nacional y son las autoridades locales quienes se encargan de aplicarlas. Eso lo sabíamos desde hace muchas décadas por el “principio de autoridad”, el verticalismo de gobierno, por la costumbre de que “los órganos inferiores deben subordinarse a los superiores” y que quienes se opongan se irán a la calle”. La pregunta es: ¿Y quién fija las directrices del sistema educativo a la SEP si se supone que allí están los que saben? No son el presidente, ni los empresarios, mucho menos los profesores o los estudiantes. Lo adivinaron: es el imperio por medio de la Unesco, FMI, BM, BID que determinan la política económica y militar en México.

3. ¿Alguien aún cree que al finalizar la guerra en 1945, al fundarse la ONU y la Unesco, al fijarse el ocho por ciento del PIB en educación, se buscaba una educación del pueblo? Nada de nada. Se quería que el pueblo trabajara, produjera, para los nuevos gobiernos de los países triunfantes. México era un país rural, campesino y la educación respondía con programas de tipo rural. En 1943 con Torres Bodet se cambió el contenido cardenista de la educación y se creó el Sindicato de maestros; comenzó a caminar de rural a urbano y el PRM cardenista en 1946 cambió a PRI alemanista. Fueron esos años cuando México comenzó a abandonar la educación rural para convertirla en urbana de acuerdo a los dictados productivistas de la ONU y el imperialismo.

4. Nuño escribe: “Con la declaración de Puebla reiteramos nuestro respaldo a siete prioridades que nos permitirán que todos los niños tengan acceso a una educación de calidad”. De entrada Nuño la riega porque los niños no son –como dice- el centro educativo en su pensamiento o su interés, sino “la institución de calidad”. ¿Conoce Nuño cuál es la situación económica y discriminatoria que sufre el 70 por ciento de los niños del campo y zonas marginadas de la ciudad por la situación de pobreza, miseria y desempleo de sus padres? ¿Cuenta con datos de la enorme deserción escolar, de los niños que para trabajar tienen que abandonar la escuela, así como de familias inestables, itinerantes o temporeras, sobre todo del campo?

5. Sus siete puntos: a) fortalecimiento de la escuela; b) una mayor inversión en su estructura, equipamiento y materiales educativos; c) Desarrollo profesional docente (mediante evaluaciones punitivas para castigar); d) Revisión de planes y programas de estudio (hechos por técnicos); e) La equidad e inclusión; f) Vinculación educación y mercado; g) administración. En estas siete prioridades no encuentro nada novedoso porque “fortalecer la escuela”, “equidad e inclusión” y los asuntos administrativos son ideas muy abstractas que nada dicen. Contrario al punto de vinculación de “educación y mercado” que ha sido el gran objetivo de la sociedad capitalista de creación de mano de obra barata para el mercado.

6. Nuño, contando con la asesoría de decenas de universitarios, además de los especialistas en educación del INEE, puede hacer propuestas y escribir cosas más inteligentes; sin embargo Peña Nieto lo ha lanzado al ruedo con muy escasa experiencia ignorando que la SEP –quizá la secretaría más grande, burocrática y más vieja- lo podrá sacar como “tapón de sidra”. O quizá a ningún presidente de la República le ha interesado la SEP como institución educativa máxima, sirviéndole solo para descansar o hacer escala política. ¿Qué mejor secretaria que la educación para demostrar al mundo la enorme riqueza cultural del país, sus avances científicos y literarios, así como la grandeza en el trabajo y en las luchas de su pueblo?

7. En México el 98 por ciento de los medios de información está al servicio del capitalismo, de los empresarios y el gobierno. Dado que a Aristegui le dieron hasta con la cubeta por el gobierno de Peña Nieto, que lo mismo ha estado haciendo con maestros, campesinos, electricistas, mineros, pensé –siempre he creído, que con la revista Proceso y el diario La Jornada, jamás ningún gobierno podrá con ellos. Pero cuando la perra es brava… a nadie respeta. Por ello los profesores de la Coordinadora (CNTE) –vigilantes en no cometer “errores”- seguirán batallando con heroísmo a pesar que sobre sus cabezas pende la “espada” de este gobierno y de los anteriores. ¡Ya veremos al Nuño político y editorialista! (11/XI/15)

* Publicados en Radio AMLO

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com