lunes, 3 de octubre de 2016

04:22:00
MIAMI / PUERTO PRÍNCIPE, 3 de octubre.- El huracán Matthew, el más poderoso ciclón de la última década en el Caribe, avanza más lentamente pero con gran fuerza hacia el norte, en dirección a Haití, Jamaica y Cuba, donde podría derribar casas y líneas eléctricas. El Gobernador de Florida pide a residentes que se preparen. Enlace a nota de Reuters con vídeo

Según el boletín de las 00H00 GMT de este lunes del Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami, Matthew se encontraba 435 km al sur-sureste de Kingston, la capital de Jamaica, con vientos sostenidos de hasta 230 km por hora.

Se desplazaba muy despacio, a solo 7km/h, en dirección a Jamaica y Haití.

Tras alcanzar el viernes en la noche la categoría máxima en la escala de Saffir-Simpson, que va de 1 a 5, Matthew se debilitó el sábado en la mañana, pero continuaba siendo este domingo un peligroso huracán de categoría 4, el más potente ciclón en el Caribe desde el huracán Félix en 2007.


Una avenida a lo largo de la costa de Santo Domingo, República Dominicana, fue cerrada al tráfico el viernes, después de haber sido dañado por las fuertes olas. Los mares agitados fueron provocadas por el cercano huracán Matthew.

Según la trayectoria prevista, el centro de Matthew pasará cerca de Jamaica el lunes --causando fuertes lluvias en la isla-- y tocará tierra en Haití, dijo el NHC.

El ciclón continuará hacia el norte, alcanzando la zona oriental de Cuba entre el lunes y el martes, mientras avanza hacia las Bahamas, agregó.

Decenas de personas estaban atrapadas en pequeñas islas frente a la costa del principal territorio insular de Jamaica, según funcionarios.

Las autoridades del país empezaron a advertir a la gente para que las evacuaran y se preparan hace dos días, pero algunas personas en las islas “dijeron que preferían quedarse para proteger sus intereses”, dijo a la prensa el ministro de Colectividades Locales, Desmond Mackenzie.

El huracán provocaría entre 40 y 60 centímetros de lluvia en el sur de Haití, “con posibles cantidades máximas aisladas de 101 centímetros”, advirtió el NHC.

También se prevé que cause entre 38 y 63 cm de lluvia en el sur de Haití, y hasta 1 m en algunos lugares. En el este de Jamaica las precipitaciones si situarían 25-50 cm, señaló el NHC.

“Compatriotas, no sean testarudos, no digan ‘Dios es bueno' y les cuidará: habrá que evacuar las zonas en peligro. No tenemos ningún interés en arriesgar sus vidas”, advirtió Jocelerme Privert, el presidente interino de Haití, en un discurso a la nación este domingo.

El país, el más pobre de la región, aumentó la noche del sábado su nivel de alerta de naranja a roja, la más alta, tras haber realizado un centenar de evacuaciones preventivas en el sur, la zona más expuesta.

Para el lunes se suspendieron las clases con el fin de que los centros escolares sirvan de refugio. En todo el territorio se han registrado 1,300 refugios provisionales, pero solo permiten acoger a 340,000 personas.

La Minustah, la misión de la ONU en el país, se disponía a desplegar a sus efectivos como refuerzo, y este domingo estaba prevista la llegada de un equipo de evaluación de catástrofe y coordinación para desplegarse en el sur del país.

Por su parte, el gobernante Raúl Castro viajó a la ciudad de Santiago de Cuba, la principal del oriente de la isla, para coordinar el plan de emergencia para enfrentar a Matthew, informó el diario oficial Granma.

“Hay muchas cosas que se pueden prever, lo que nos permitirá realizarlas oportunamente, de ahí la importancia de prepararnos y perfeccionar este tipo de enfrentamiento, sin desaprovechar ninguna experiencia”, comentó el mandatario.

La Defensa Civil había dicho en un comunicado el sábado que “se decidió establecer la Fase de Alerta Ciclónica para las provincias (orientales) desde Camagüey hasta Guantánamo y la Fase Informativa para las provincias (centrales) desde Cienfuegos hasta Ciego de Ávila”.

La zona oriental de Cuba sufrió el 25 de octubre de 2012 el devastador paso del huracán Sandy, con saldo de 11 muertos y daños en más de 171,000 casas, de las cuales casi 16,000 se derrumbaron, según el balance oficial.

Matthew “es un huracán ante el cual es necesario prepararse, como si fuera el doble de poderoso que Sandy”, advirtió Raúl Castro.

Las autoridades de la aviación civil dispusieron la cancelación de vuelos nacionales hacia las provincias declaradas en alerta.

La Corporación de la Aviación Civil Cubana también informó, en un comunicado, sobre la cancelación de los viajes a Puerto Príncipe, Santo Domingo, Martinica, Guadalupe y Caracas.

Por su parte, funcionarios de la base naval estadounidense de la bahía de Guantánamo anunciaron una orden de evacuación de todo el personal no esencial y sus familias.

La evacuación “tuvo lugar esta mañana y aún está en curso”, declaró este domingo un oficial.

El ministro para Interior y Justicia de Venezuela, Néstor Reverol, informó que el huracán Matthew se encuentra fuera de las costas venezolanas, pero que las autoridades se mantendrán “observando” puesto que se esperan lluvias durante este domingo como consecuencia de los llamados “coletazos”.

“Las espirales del huracán han dado origen a una zona de convergencia intertropical y es por eso que se han presentado fuertes oleajes en las costas del país, así como también precipitaciones dispersas y moderadas en algunos estados”, señaló el ministro a través del canal estatal Venezolana de Televisión (VTV). (NOAA / El Nuevo Herald / AFP / EFE)