domingo, 30 de octubre de 2016

17:11:00
PARÍS, Francia, 30 de octubre de 2016.- Yucatán dispondrá de imágenes de alta definición del Códice Maya de París, resguardado por la Biblioteca Nacional de Francia (BNF), a fin de realizar trabajos de investigación que contribuyan a enriquecer los conocimientos sobre esta cultura milenaria.

Como parte del proyecto de actualización del registro de manuscritos mayas con nuevas tecnologías, el director General del Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos (Cultur), Dafne López Martínez, firmó un convenio de colaboración con dicha instancia, que conserva el material desde 1832.

Durante su mensaje, el funcionario señaló que en la entidad se encuentran los principales asentamientos de esta civilización prehispánica, cuyo estudio es fundamental para divulgar su gran patrimonio y legado. Así, tendrá lugar una nueva propuesta de difusión masiva con fines culturales y educativos, partiendo del interés por el tema, que aglutinará a un equipo de trabajo internacional.


Atestiguaron el histórico evento la titular del Instituto Cultural de México en Francia, Ana Lara Zavala; la encargada de Asuntos Jurídicos de la Embajada Francesa, Corina Cadena, y la delegada de la oficina de Asuntos Internacionales de la BNF, Isabelle Nyffenegger.

López Martínez recordó que desde los años noventa no se había establecido una alianza semejante con la BNF, por lo que se abre la posibilidad de nuevos proyectos culturales y una colaboración más cercana con Francia, ya que los investigadores mexicanos podrán acceder a documentos históricos que han sido resguardados y conservados en uno de los edificios más modernos del mundo.

Asimismo, reiteró que este tipo de estrategias se enmarca en la nueva política que el Gobernador Rolando Zapata Bello impulsa para Yucatán en la materia.

Sobre la importancia del acuerdo, la directora de la BNF, Sylvianne Tarsot Gillery, recalcó que se trata del primer paso en una nueva etapa de colaboración que permitirá a ambos países tener nuevos estudios de investigación que, sin duda, serán de gran valor histórico para nuestras culturas.

El Códice de París consta de 11 hojas de papel “amatl” indígena en formato de acordeón, escritas en ambas caras; analiza los rituales religiosos, profecías, katunes y los dioses asociados a éstos. En su parte posterior, presenta un compendio de predicciones, las ceremonias del año nuevo y un calendario zodiacal de 364 días.

El titular de la dependencia estatal recordó que, como parte de este plan, en marzo pasado se firmó otro acuerdo con el Gobierno de España para analizar el Códice Trocortesiano, que data del siglo XV, además de que se pretende forjar una alianza con Alemania para hacer lo mismo con el Códice Dresde, protegido en la Biblioteca del Estado Sajón.

La investigadora encargada de coordinar al grupo interdisciplinario que participará en el proyecto será Galina Ershova, directora del Centro de Estudios Mesoamericanos de la Universidad Estatal de Humanidades en Rusia, quien también tiene a su cargo el Centro de Epigrafía Maya “Yuri Knórosov” en Mérida, administrado por el Patronato Cultur.