domingo, 16 de octubre de 2016

16:10:00
MÉRIDA, Yucatán, 16 de octubre.- Los mayas cuentan con grandes creaciones literarias, su cultura tiene elementos muy peculiares que reflejan el genio de su pueblo, analizar sus textos es escucharlos con voz de origen, señaló el doctor en Filosofía y Letras Guillermo Bernal Romero, del Instituto de Investigaciones Filológicas (IIFL) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), durante la IV Mesa Redonda del Mayab.

En el marco del quinto Festival Internacional de la Cultura Maya (Ficmaya) y ante sociedad civil, investigadores y especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Histórica (INAH), la UNAM y diversas academias, el historiador precisó que analizar los giros retóricos y ornatos literarios en las inscripciones jeroglíficas mayas es aprender más del pasado y entender el presente.

“Desde hace 30 años, la epigrafía maya ha tenido un notable desarrollo, mismo que ha llevado a enfocar el análisis de los textos glíficos desde una perspectiva lingüística y filosófica, lo que deriva en el descubrimiento de aspectos sobresalientes y la presencia de tropos o elementos retóricos, es decir, conocer sus emociones”, explicó.

Las figuras retóricas son palabras o frases que son utilizadas para dar énfasis a una idea o sentimiento, explicó Guillermo Bernal Romero.

Durante la conferencia, el también articulista nacional e internacional estudió los tipos de figuras retóricas que se pueden encontrar desde el carácter diegético, como sínquisis, sincronías y asincronías, en las inscripciones mayas originarias de distintas ciudades de las Tierras Bajas, particularmente de Palenque, Chiapas.

“El deciframiento retórico permite descubrir fenómenos que no detectamos al leer a simple vista. Dentro de análisis, podemos detectar el hipérbaton, conocida como una alteración en el orden sintáctico habitual, cuando se intercambia el verbo del lugar en el que debería ir en una oración, lo que refleja el movimiento de ánimo y enriquece el texto”, señaló el especialista.

Asimismo, precisó que la acción de esta civilización de utilizar sobrenombres para referirse a deidades o sacerdotes, es conocida como perífrasis y actualmente sigue vigente en el territorio, añadiendo que la cultura maya tiene estructuras muy bien determinadas.

Por último, Bernal Romero agradeció al Ficmaya por ser una plataforma que no sólo conserva la cultura, sino que también enriquece a los académicos al permitirles reunirse y compartir conocimiento, por lo que exhortó al Gobierno del Estado a que este reconocido Festival continúe como desde su inicio, brindándole espacio a este tipo de foros.

La conferencia “Giros retóricos y ornatos literarios en las inscripciones jeroglíficas mayas” se desarrolló en la sala de usos múltiples del Gran Museo del Mundo Maya, donde también participaron importantes historiadores como Alejandro Sheseña, de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, y Guido Krempel, de la Universidad de Bonn, así como diversos especialistas del Centro de Estudios Mayas del IIFL.